ARAGONÉS EN LAS AULAS, UNA LENGUA MUY VIVA

Corría el curso 1997-98, cuando el aragonés, nuestra pequeña lengua románica (procedente del latín) autóctona, comenzó a enseñarse en los centros públicos aragoneses. Entonces eran muy pocos, tan solo cuatro: Jaca, Biescas, Aínsa y Benasque; en 2009 se les sumó el CRA Cinca-Cinqueta. Dieciséis años después, más de 3.000 alumnos han recibido clases de aragonés y son 22 los colegios de la Comunidad en los que se imparte; al frente, cinco maestros y maestras, contratados por la DGA. Algunos de ellos son nativos o hablantes de la zona, pero todos tienen un buen dominio del aragonés y han ganado su plaza por oposición. Itinerantes, adía de hoy, reparten su saber entre los 387 escolares, diseminados en las seis plazas o zonas –Jaca (con dos centros), Aínsa-Sobrarbe (otros dos), Cinca-Cinqueta (siete), Valle de Benasque (cinco) y Algo Gállego (seis)– a las que llega el Programa de Lenguas Propias (aragonés), a iniciativa del Departamento de Educación de la DGA. Para los alumnos de algunas de estas plazas, como el Valle de Tena, en el Álto Gállego, o el Sobrarbe y buena parte de la Ribagorza, el aragonés sigue siendo su lengua materna y forma parte de su vida cotidiana, mientras que en el resto, aunque lo conocen en diferentes grados, no lo utilizan para expresarse normalmente.


DOS HORAS SEMANALES
Distribuidos en grupos por edades, los alumnos altoaragoneses reciben dos horas de aragonés a la semana, con los contenidos adecuados a cada edad. Por lo general, la asignatura se imparte de manera transversal, es decir, intentando que sirva de refuerzo para otras materias; por ejemplo: la música, a través del conocimiento de instrumentos musicales tradicionales, como la gaita, o canciones en aragonés, desempeña un papel fundamental en este proceso de aprendizaje. Por supuesto, sin descuidar la gramática y elresto de contenidos propios de enseñanza de la lengua. Precisamente, para dinamizar el aprendizaje del aragonés en las escuelas, en 2006, se puso en marcha un ‘programa d’animación arredol d’a lengua e a cultura aragonesa’, que después tomó el nombre de ‘Luzia Dueso’, en honor de la escritora chistabina. Organizado por la Dirección General de Política Educativa de la DGA, a través del Centro de Profesores y Recursos de Huesca, su coordinación, desde 2012, corre a cargo de Fernando Romanos Hernando. Aunque enfocado principalmente a los centros educativos en los que se enseña aragonés, el programa de animación Luzia Dueso también va dirigido a otros colegios interesados en incluir dentro de su programación curricular alguna de sus propuestas socioculturales en aragonés. Así, pues, ambiciona dos objetivos bien definidos: por un lado, conservar y fomentar el conocimiento del idioma, evitar que se pierda en las zonas de lengua aragonesa, y, por otro, donde no se habla, que los escolares conozcan que los aragoneses tenemos un patrimonio lingüístico vivo. «No se trata de imponer –matiza Fernando Romanos, coordinador del programa– sino de que los chicos se motiven. Gracias a estas actividades, muchos chavales se han enterado de que existe esta lengua: el aragonés, ‘su lengua’. Les hace mucha ilusión, les impacta y les invita a conocerla y a profundizar en ella».

En toda esta estrategia, el apoyo al profesorado de aragonés es pieza clave para su desarrollo. Cada año, se organiza un seminario, un espacio de intercambio de experiencias y recursos, en el que participan tanto los maestros que imparten como los que están interesados en hacerlo. Este curso, se han apuntado 20 profesores, que han debatido sobre las nuevas tecnologías y la investigación de la cultura aragonesa como recurso para la enseñanza del aragonés en la escuela. A pesar de la crisis, el balance del programa Luzia Dueso ha sido muy positivo este año, «se ha registrado un considerable aumento de las solicitudes por parte de los centros y hemos conseguido incrementar, de 20 a 60, la oferta de actividades, lo que no ha sido nada fácil, gracias a la colaboración de asociaciones y editoriales que participan en la promoción del aragonés», dice Romanos.

EL DOCTOR ESCRABACINAU
De entre las 60 actividades didácticas que ofrece el programa Luzia Dueso a todos los centros de la Comunidad, las hay realmente sugerentes, y, si no, juzguen: ‘Las delerias del doctor escrabacinau’, un video juego interactivo en aragonés, indicado para el aprendizaje de la informática y de las ciencias; ‘Charrín-chugán’, que permite trabajar con etnotextos el conocimiento de la lengua y la cultura tradicionales, y plasmar sus resultados en producciones plásticas y artísticas; ‘Chugando y aprendendo con Wikipedia en aragonés’, invita a los alumnos a realizar entradas relativas a aspectos culturales e históricos de su zona, en lengua aragonesa, evidentemente; el ‘Taller de cantas en aragonés’, una actividad práctica de canciones para niños, en la que aprenden contextos y audiciones para que, después, puedan cantarlas en grupo, con música en directo... Y así, hasta 60

Fuente: Heraldo Escolar (Edición papel)

2 comentarios:

  1. Y d'ixos 3000 alunnos que han recibiu clases d'aragonés en estas 16 anyadas, ¿quantos charran hue l'aragonés? Perque 16 anyadas dimpués, sigue sin sentir-se charrar aragonés en Biescas, Chaca u L'Aínsa. Caldria pensar-hie una miqueta ta amillorar a cosa, que ixo de que l'aragonés ye una lengua "muy viva" no se le crei dinguno.

    ResponderEliminar
  2. Con una hora semanal que tienen (ixo que mete de dos horas en el heraldo, ye falso), imposible que charren. Con suerte, se consigue que aquels que encara el charran en casa, el quieran continar mantenendo, y es que no'l han sentiu nunca, que'l conoixcan. Ni uns ni atros han feto nunca una politica educativa que permita mantener vivo l'aragonés de verdat.

    ResponderEliminar