Chesús Aranda, Premio Arnal Cavero de literatura en aragonés 2018.

El jurado ha decidido otorgar el galardón a la obra en prosa titulada "Simién d’Umanistas" que, abierta la plica, resultó ser original de Chesús Aranda, informan fuentes del Ejecutivo autonómico.

El escritor Chesús Aranda Guerrero, cuya infancia transcurrió en los valles de Ansó y Echo, es el ganador del premio literario en aragonés de la edición de 2018 convocado por el Gobierno de Aragón, que lleva el nombre del maestro y escritor altoaragonés Pedro Arnal Cavero.


El jurado ha decidido otorgar el galardón a la obra en prosa titulada "Simién d’Umanistas" que, abierta la plica, resultó ser original de Chesús Aranda, informan fuentes del Ejecutivo autonómico.

De acuerdo con las deliberaciones del jurado (compuesto por el director general de Política Lingüística, José Ignacio López Susín, como presidente, y María Ángeles Ciprés Palacín, María Dolores Gracia Sendra y José Solana Dueso como vocales) esta obra ha sido elegida por su recreación de forma cercana y fresca de la sociedad de los años 60 a través de la mirada de un muchacho seminarista cuya evolución vital corre paralela los cambios de su tiempo.

El autor ha ganado varios premios literarios con anterioridad: en 2009 el premio de poesía Ana Abarca de Bolea por su obra "Querenzias", en 2013 y 2016 el premio de poesía Reino d'os Mallos y en 2014 un accésit por la novela "Cornua Dextra" en el X premio literario Chusé Coarasa, entre otros.

Fuente: elperiodicodearagon.com

El Gobierno de Aragón convocará este mes de septiembre el I concurso Antonio Artero de vídeo en lengua aragonesa.



Las bases se publicarán en el BOA en septiembre y el guión del vídeo será en aragonés común o en cualquiera de sus variedades

El Gobierno de Aragón –a través de la Dirección General de Política Lingüística- convocará el I Concurso Antonio Artero de Video en lengua aragonesa, cuyas bases se publicarán en el Boletín Oficial de Aragón este mes de septiembre.



Las obras presentadas, de tema libre, deberán ser originales e inéditas y podrán presentarse hasta cinco por la misma persona y tendrán una duración máxima de 5 minutos. Además, deben cumplir las siguientes características:

Los formatos de archivo admitidos serán MOV, MP4, MKV, AVI, WMV, FLV.
La grabación será en horizontal en formato estándar de vídeo. No se aceptarán videos grabados en vertical.

Podrán presentarse trabajos de todo tipo de géneros y narrativas cinematográficas: documental, ficción, series (sit-com), animación, etc.

Podrá utilizarse cualquier medio de grabación: videocámara, cámara fotográfica digital, tablet, móvil, ipad… pudiendo, si se desea, editarse con herramientas externas.

Las obras se presentarán bajo lema y seudónimo y se adjuntarán en una memoria USB.

El guión será locutado o subtitulado en aragonés común o en cualquiera de sus variedades.

La dotación económica del I Concurso Antonio Artero será de 500 euros para la obra ganadora, seleccionada por un jurado compuesto por personalidades del sector audiovisual.

El género audiovisual es una disciplina artística cada vez más importante en nuestra cultura contemporánea y es, por ello, especialmente indicada para la difusión cultural de cualquier lengua. En este contexto resulta procedente que el nombre de este concurso recuerde a personalidades relacionadas con estas materias.

En el caso del aragonés es de destacar la personalidad de Antonio Artero, nacido en la cárcel zaragozana de Torrero en 1936, donde su madre cumplía condena por su ideología y fallecido en Madrid en 2004. Su primera película fue Doña Rosita la soltera, adaptación de la obra de teatro de Federico García Lorca del mismo título. A ella siguieron, entre otras, El Tesoro del capitán Tornado, o documentales como Del Tres al Once, Blanco sobre blanco, Monegros o Yo creo que…, aunque tal vez sus obras más conocidas son Trágala perro o Cartas desde Huesca. Fue el primer director que rodó una obra en aragonés: Pleito a lo sol, un pasaje de La vida de Pedro Saputo, novela del escritor Braulio Foz cuya primera edición es de 1844, que ha tenido un gran éxito en Aragón, y con gran influencia en autores posteriores, especialmente en Ramón J. Sender.

En 2016 la Dirección General de Política Lingüística llevó a cabo varias actividades dentro del Programa “Fer chuntos” en el que videoaficionados rodaron algunas piezas, tales como “Zagalastretas enchugardidas”, de Quino Villa (https://www.youtube.com/watch?v=6xBjuPPof9k). El éxito de la experiencia aconseja extender esta iniciativa a un concurso de manera que todas las personas interesadas puedan participar.



Fuente: lenguasdearagon.org

Golín, golín’, un disco que recopila las canciones en patués del Valle de Benás.

La mayoría de las letras del disco pertenecen a la profesora Carmen Castán, mientras que la música es de Nacho Vidal y Belén Castel. El proyecto ha sido editado por la Asociación Guayente y se ha grabado con el alumnado y el profesorado de la Escuela de Música de la Ball.

Este pasado sábado, Día del Patués, tuvo lugar en Saúnc/Sahún la presentación del proyecto ‘Golín, golín’, un disco de canciones tradicionales en patués del Valle de Benás/Benasque que edita la Asociación Guayente y que se ha grabado con el alumnado y el profesorado de la Escuela de Música de la Ball.

La mayoría de las letras pertenecen a la profesora Carmen Castán, mientras que la música es de Nacho Vidal y Belén Castel. A la presentación-concierto también asistió el director general de Política Lingüística del Gobierno de Aragón, José Ignacio López Susín.

López Susín aseguró que dicho proyecto llevaba varios años gestándose, hasta que el pasado año se decidió que ‘Golín, golín’ se grabaría bajo la supervisión de la directora de la Escuela de Música de la Ball, Pilar Blázquez, y de Carmen Castán, profesora de aragonés desde hace 20 años.

Al mismo tiempo, el director general de Política Lingüística mostró su satisfacción porque ‘Golín, golín’ se pueda convertir a partir de ahora en un recurso didáctico para los niños y niñas del Valle de Benás que estudian el aragonés, y que, de la misma forma, sirve “para impulsar y difundir la cultura tradicional de la zona”.

La Asociación Guayente es una organización sin ánimo de lucro, creada en 1981, con el objetivo general de promover el desarrollo socioeconómico y cultural de los pueblos del valle. Durante este verano, la asociación ha promovido un ciclo cultural que se desarrolló este pasado fin de semana y todas las actividades se celebraron en el Santuario de Guayente, en Saúnc.

Fuente: arainfo.org

Zaragoza recupera la toponimia tradicional en las calles del Arrabal.




El rótulo con el nombre histórico en aragonés ya figura en 16 carteles de vías. El consistorio no descarta retomar de forma simbólica otras denominaciones

La calle Almadieros del Roncal del barrio del Arrabal de Zaragoza ya cuenca con una placa añadida en la que se recupera la denominación tradicional que esta actividad recibe en la montaña: carrera Navaters de Roncal. Este cambio, que se suma a otros 15, permite que el callejero que hace referencia a actividades y topónimos altoaragoneses mantengan la denominación por la que históricamente se les ha conocido.


Esta iniciativa, que partió de una propuesta de la asociación cultural Nogará Religada y de la oficina local de la Lengua Aragonesa, se ha desarrollado en las últimas semanas después de que se tomara en consideración a comienzos de año. «Es una forma de usar el espacio público para transmitir un discurso cultural», señaló el responsable del ente municipal Miguel Ángel Barcos.

Por el momento, los cambios, que no suponen una modificación legal de la denominación de las calle, han sido bien recibidos por los vecinos. En el caso de que estos añadidos históricos cuajen entre la población, desde el consistorio no se descarta poder ampliar la información a zonas en que durante la Edad Media tuvieran ya nombres definidos. «No tendría sentido una traducción generalizada», indica Barcos.

LENGUA CULTA

Los 16 rótulos colocados fueron propuestos por Nogará como una forma de contribuir a la sensibiliación lingüística y patrimonial de la población. «Intentamos transmitir que el aragonés fue hasta el siglo XV la forma culta de expresión en la ciudad y que se mantuvo durante años con distinta intensidad», señaló el portavoz de la agrupación, Daví Lahiguera.

En Nogará recuerdan además que la toponimia en este idioma ya está presente en denominaciones como Valdefierro, Valdespartera o el camino del Buro. Por el momento los cambios propuestos hacen referencia siempre a accidentes geográficos de zonas aragonesas en las que el idioma aragonés mantiene su vigencia. Es el caso del valle de Gistaín o de Benasque. «Asumimos que el cambio puede provocar reacciones negativas, pero no tiene un gran coste y en otros lugares en los que el idioma se mantiene vivo se podría copiar la iniciativa», asegura.

Por el momento la rotulación oficial en aragonés o en catalán no se ha implantado de forma sistemática en sus zonas de influencia y queda al albur de las decisiones municipales. La Dirección General de Política Lingüística del Gobierno de Aragón ha trabajado en normalizar las grafías, pero por el momento no se ha obtenido un consenso suficiente como para abordar la renovación.

INDIFERENCIA SOCIAL 

En el arrabal zaragozano desde este verano la calle Valle de Oza también aparecerá en aragonés como carrera Val d’Oza o la chapa con el nombre de Monte Perdido incluirá Punta de Tresorols. Pasa lo mismo con la Peña Uruel o al cartel Tuca de la Maladeta acompañando al oficial: Pico de la Maladeta.

En la asociación de vecinos los añadidos informativos han sido recibidos con cierta indiferencia. «No había una demanda popular, pero no creemos que esto suponga ningún tipo de perjuicio», expresó el presidente de la asociación Tío Jorge, Rafael Tejedor. A pesar del coste de las nuevas denominaciones, defendió su pertinencia al contribuir a difundir una parte de la cultura propia.

Eso sí, piden que se deje claro desde el consistorio que estos topónimos tradicionales no suponen un cambio legal en la denominación de las vías y que solo se han colocado de forma informativa para evitar suspicacias.

Fuente: elperiodicodearagon.com

Los cómics y el aragonés se unen en un concurso.

El Gobierno de Aragón convocará en septiembre el I Concurso Braulio Foz de cómic en lengua aragonesa, cuyas bases se publicarán en el Boletín Oficial de Aragón en septiembre.

Según indicó el ejecutivo, las obras presentadas, de tema libre, deberán ser «originales e inéditas» y podrán presentarse hasta dos por la misma persona, con un mínimo de 4 páginas en blanco y negro o color, de medida DIN-A4 o proporcional. El guión será en aragonés común o en cualquiera de sus variedades. La dotación económica del I Concurso Braulio Foz será de 500 euros para la obra ganadora, seleccionada por un jurado compuesto por personalidades del sector del cómic.

Para el gobierno aragonés, «el cómic es una disciplina especialmente indicada para la difusión cultural de cualquier lengua.

Fuente: elperiodicodearagon.com

El pastor aragonés que sueña con salvar el dialecto 'belsetán'


Sólo quedan 30 hablantes de belsetán, un dialecto aragonés. Uno de ellos, Luis, está empeñado en evitar que se 'sulse'

.En 40 años, ha recopilado 17.000 palabras en un diccionario. "Alguien tenía que hacerlo y ya estamos en las últimas", dice.





A vista de pájaro, podría intuirse el final de algo: a pesar de la nieve, ninguna casa lanza humo. En Espierba (Huesca), las cosas se sulsen como se apaga una cerilla y nadie las vuelve a ver en todo su esplendor: se consumen. Ángel Luis Saludas no sabe si su aldea se va a sulsir o no porque hay cuestiones que es mejor no plantearse a menudo, pero tiene una sospecha: «Va por ese camino». 

Lo mismo ocurre con el belsetán, el dialecto del aragonés que se habla en este valle. Corre riesgo de sulsirse. Para perpetuarlo, el pastor de Espierba empezó a escribir hace más de 40 años el que podría ser el primer y último diccionario de belsetán. 

No debería ser difícil encontrar a Ángel Luis en Espierba Alto porque vive en la única casa permanentemente abierta, pero está rodeada de pinos. Son tantos y tan altos que ni siquiera se puede ver el campanario de la iglesia y resulta casi imposible encontrarle al amanecer, antes de que encienda la lumbre y el humo salga por la chimenea marcando el lugar en el que todavía está la vida. 

Escucho los cencerros y sigo a las cabras que se dispersan por una loma, paralizadas, como si fueran de mentira. El pastor no está con ellas. El sol sube y sube, no hay humo, el frío cambia pero no arrecia: lo que cae ahora es una nieve fina y Ángel Luis sigue sin aparecer. El valle ya tiene todos sus tonos y texturas. El otoño está a punto de terminar y el ambiente tiene algo de los melocotones. Por lo menos, su color, que se mezcla con el verde del valle y con el blanco de la nieve que ha dormido en Monte Perdido. 

Al fin comienza a emerger una figura a lo lejos y se aproxima -la cabeza gacha, llena de tirabuzones, y los pies enérgicos- empujando una carretilla. Ángel Luis traslada la leña a la casa en la que su madre le espera para encender la lumbre.

Lo suyo es que hubiera filólogos que hubieran hecho su trabajo, es lo normal, pero aquí no se hizo nada-lamenta Ángel Luis cuando los copos de nieve empiezan a engancharse en sus tirabuzones-. La Universidad de Zaragoza tampoco se ha lucido. Más bien venían extranjeros o gente de Barcelona. Digo: si no hago yo algo, aquí nadie hace nada y así fui mirando de recoger palabras. 

El pastor calcula que hoy sólo quedan unos treinta hablantes del belsetán. Cualquiera que hable castellano o catalán puede entenderlo. No obstante, su singularidad le ha permitido a Ángel Luis atesorar más de 17.000 palabras hasta la fecha. Lo que hace ahora, cuando las cabras, las vacas, las ovejas y la leña le dejan un rato libre, es recuperar expresiones propias de la zona, mientras aprende catalán, gascón y euskera para entender cómo se formó su dialecto: «Conforme vas conociendo cómo se montan las lenguas, ves la frescura que tienen....es algo muy majo». 

Espierba, en el municipio de Bielsa, es una pequeña aldea oscense que se desparrama por el valle de Pineta a base de casas cerradas. Según Generosa, la extensión es «como la de Barcelona, aunque está todo muy esparcido». Espierba se divide en dos barrios: Espierba Alto y Espierba Bajo. Si fuerza la memoria, Ángel Luis puede recordar un par de casas abiertas en la zona baja. Si piensa en la zona alta, lo tiene claro: sólo él y su madre viven aquí todo el año. 

Aquí, una persona puede sentir maliconia, un malestar físico que nada tiene que ver con la melancolía. Hay un perro que viene desde otro pueblo a buscar a la perra del pastor aunque ella no quiera. Es un carnuz, que sirve para nombrar a los pesados y a los muertos. Aquí, las crapas, cuando el pastor las recoge para que no paran a la intemperie cerca de una loba, para salvar la vida a los cabritos antes de que nazcan, balan como recién llegadas del averno al verse encerradas en el Land Rover de Ángel Luis. Aquí, pisar mal puede llevar al caminante a trepizar, comenzar a tambalearse dando redolons y esbolutarse cuesta abajo como quien hace croquetas. 

En el fondo, Ángel Luis sabe que a esas palabras que usa a diario les queda poca vida. Soltero y sin hijos, el pastor de Espierba ha encontrado en el diccionario la manera de perpetuarse y de difundir su dialecto a los pies de Monte Perdido.

Pero que lo hago casi por obligación, porque aquí no ha habido nadie que estudie la lengua aragonesa. Es una vergüenza. ¿Cuánto hace que se empezó con eso que llaman democracia? Aquí en Aragón todavía no han hecho nada serio. Ahora a nivel social ya un poco casi, pero llegan un poco tarde porque el aragonés está ya hecho una mierda. Nos han tratau como si fuéramos analfabetos, asquerosamente. Alguien tenía que hacerlo y estamos ya en las últimas. 

Primero llegó la carretera, luego los trabajadores de la explotación hidroeléctrica y, con ellos, el castellano y la escuela. Cada vez más vejado, el belsetán comenzó a agonizar en los años 30 del siglo pasado; primero lentamente y después rápido y a la fuerza: les convencieron de que su dialecto era de paletos y se lo creyeron.

Entre los habitantes del valle de Pineta no había arraigado la idea de que aquellas palabras que les servían para pensar, para vender y comprar ovejas, para reír y para pedir permiso antes del baile, merecían la consideración de lengua. Por eso cada uno lo llamaba como quería, en función de su aldea. En Espierba, al belsetán lo llamaban esperbán y Generosa, la madre de Ángel Luis, todavía se niega a llamarlo de otra manera. Para los de fuera, eso era «hablar pueblo». La división era fuerte en la nomenclatura y así las cosas se rompen sin esfuerzo. 

El franquismo sólo fue la puntilla, pero el retroceso del aragonés viene de muy lejos, de siglos. Ya metiéndose el castellano en las clases más cultas crean como un espejo y la gente dice: si los duques y los condes y los médicos hablan esto, al final habrá que hacerlo. Con el catalán no pasó tanto porque los curas predicaban en catalán, y ahí ya tienes un referente culto que aquí no hubo. 
Además de escribir el primer diccionario de belsetán, Ángel Luis es coautor del libro Aspectos morfosintácticos del belsetán. Utilizar el ordenador no entra en sus planes, aunque haya mecanografiado miles de palabras y sus definiciones. Se aburre en internet y echa en falta la ayuda de alguien que le oriente, que le diga «haz esto, haz lo otro». Desde que descubrió que olvida con rapidez todo lo que aprende ante el ordenador, cada vez que se plantea encenderlo, recurre al método tradicional: «Cojo un bolígrafo, escribo lo que tenga que escribir y que le den por culo al ordenador... Y no es complicau. Pero a mano anda que no es práctico. Con el ordenador una vez, pues menudo jaleo pa meter una letra, pa escribir una mierda que en medio segundo la escribo a mano. Yo no digo que esto no, que también. Pero es como hacer cuentas con la calculadora: que trabaje la capeza.

AQUÍ MORIRÁ. Las orugas de la procesionaria siempre recorrerán el mismo camino y no se saldrán del hilo de seda que ellas mismas van marcando. Aunque estén a punto de morir de hambre, de sed o de frío. Ángel Luis es como ellas. Nació en esta casa el 26 de abril de 1960 y aquí tiene previsto morir. 

-El Mediterráneo no lo he visto en mi puta vida -dice Ángel Luis mientras conduce su Land Rover, de camino al monte. Vamos a comprobar que las vacas siguen donde las dejó y a recoger a las cabras preñadas: si paren en el monte antes de que el pastor las devuelva al redil, una loba, que merodea por el monte en busca de cabritos, se comerá los recién nacidos. 

Un año estuvo en Zaragoza, en el instituto, pero el regreso al pueblo era cada vez más agotador. Su aldea era tan inaccesible que hasta hace una década él mismo retiraba la nieve de la carretera por si venía alguien. Con la universidad, aunque lo intentó a distancia, le pasó lo mismo: estuvo matriculado en la UNED, pero acudir a la sede más próxima se le hizo un mundo y lo dejó al año. Ni siquiera le gustaba lo que estudiaba: Filosofía y Ciencias de la Educación. «Una cosa muy rara», asegura. En ese momento, sus padres se quedaron solos en el pueblo y decidió regresar para siempre.

-Es un tonto que no ha espabilau -dice Generosa, que acaba de terminar de encender el fuego, de cortar cebolla y al fin se sienta junto a su hijo. Le mira de reojo, con los ojos pillos y la sonrisa pequeña, fruncida en un esfuerzo por que su tono siga pareciendo un reproche-. Yo le digo que se vaya a otra parte donde viva mejor; que no vive. 

Pero a Ángel Luis le da igual lo que diga su madre y va a seguir aquí. Si ha decidido no moverse de Espierba no es porque no haya conocido otro lugar. Ya salió de aquí para estudiar y fue entonces cuando decidió que volvería a su aldea, que la cerraría el mismo el día de su muerte y que nadie le iba a convencer de lo contrario. Cuando llegó, empezó a frecuentar a ancianos de la zona en busca de palabras.

Seguir aquí le ha permitido, por ejemplo, aparecer en el cine de manera casi accidental. La adaptación cinematográfica de Palmeras en la nieve se terminó de rodar en Espierba. Generosa recuerda las calles llenas de «mangueras» durante el rodaje y, sobre todo, el cambio de look de su hijo, al que le cortaron sus tirabuzones para que apareciera en una escena de la película.

-Nada, amén creo que dije. Salía en una escena de un entierro. 

-Y te santiguaste, di que sí -aclara Generosa con orgullo. 

-Sí, lo repetimos mil veces.

La vida de Ángel Luis está marcada por las repeticiones: las estaciones y el sol marcan sus tareas. Por eso, no necesita agenda ni reloj. En invierno alimenta a su rebaño con el heno que acumula durante el verano. En primavera, dice, es cuando más está «con el palo». En verano está menos solo: algunas casas vuelven a abrirse. Las cuestiones mensuales pueden concretarse en función de una combinación del santoral y la climatología. Con el sol mide los días, pero si hubiera que precisar, podría calcular los momentos más cortos de la vida en latidos.

-No me siento solo. Ya te acostumbras. Si te meten a ti ahora así de golpe igual te mueres de pena. Si hubiera alguno más, mejor. Siempre te alegra ver alguna casa abierta, y eso que aquí estamos uno aquí y otro allá. 

Generosa recuerda con cariño y orgullo el día que descubrió que, a su hijo, un lazo invisible le ata a esta tierra y a este trabajo. «Aquel día le diste una lección a tu padre», le dice. 

Su padre llegó a casa desesperado, después de tres días buscando su rebaño. Ángel Luis era sólo un niño que no contaba con los referentes naturales ni artificiales para orientarse cuando su padre le pidió si podía intentarlo él después de comer. No quiso esperar y, en cuanto su madre le dio la espalda, salió corriendo. La madre intentó retenerlo a gritos, pero cuando ella llegó a la puerta, el niño ya estaba demasiado lejos. Al rato, aparecieron las ovejas y, tras ellas, un pequeño héroe, un pastor precoz y satisfecho que acababa de afianzar su lugar en el mundo.

-Esto era to pradera, pero plantaron pinos y era el tiempo ese de los pantanos y Franco y ande pasaba con las uellas la chent les clavaren els pins i a aturarlos. Yo no sé ese amargor, ¿eh? Tot de pins. Eran unos salvajes. O igual pa sacar a la chent del lugar. La filosofía de toa esta gente, si al final ves lo que hacen, to está hecho pal de la ciudad, pa que venga a disfrutar aquí. Nosotros, el último animal. A nosotros que nos den por saco: cuatro indios menos, mejor. Está hecho a mala hostia. 

A Ángel Luis y a Generosa la ingente cantidad de pinos y la forma en la que las acículas se aprietan y esconden el paisaje les molesta porque esos pinos les parecen unos molestos invasores que ni siquiera nacieron aquí.

-Pero, ¿y qué pretenden con eso? Lo de las ayudas de la PAC, otro rollo igual-lamenta Ángel Luis-. No invierten ese dinero como Dios manda, está hecho pa grandes, pa duques y condes. Luego, papeles pa todo, que vale casi más el viaje que el cordero. 

Dice Generosa que a su hijo lo mismo le da dejar la puerta abierta que cerrada, pero que las cosas cambian y que ahora están «seguros como agua en una cesta». Para ella, lo peor de ser los últimos vecinos de la aldea es la soledad en invierno, que alguna vez la ha llevado a pensar, rodeada de nieve, en la muerte de su hijo. 

Un día de invierno se vio sola, esperándole y apartando la nieve mientras él trabajaba en unos campos lejanos y fue entonces cuando se sintió inútil y se dijo: «¿Pa qué paleas, si Ángel Luis estará ya muerto? ¿Pa qué paleo?». Cuando se le revelan tales preocupaciones es cuando se enfada con su hijo porque no entiende que siga aquí. Se lo pregunta a menudo: «¿Por qué le gustará vivir aquí entonces?» Y tiene una respuesta: 

-Porque es un tonto. Él es un tonto y yo otra tonta. Tol mundo mira de ganarse la vida lo más fácil posible y nosotros no nos ganamos fácilmente la vida. 

Sentado en una silla de la cocina, tras recoger a las cabras, Ángel Luis escucha a su madre con la sonrisa socarrona de los incomprendidos y le dice: 

-¿Y cómo sabe uno si está mejor? Esto es como ser un buixo, un boj. Aquí, por lo menos, tengo mi lengua. Fuera de aquí estoy desplazau. Eso es lo primero. 

La sonrisa que le devuelve Generosa es la de quien ya intuía lo que iba a responder su hijo y también la de quien sabe que en cualquier lugar, cualquier persona, encontrará razones para querer marcharse: «¿Dónde irás, buey, que no ladres?», le dice, mientras le acaricia con los ojos pequeños. 

Sabe que nadie, ni siquiera ella, logrará arrancarle de aquí.*

Virginia Mendoza acaba de publicar 'Quién te cerrará los ojos' (Libros del KO).

Reportaje fotográfico Tamara Marbán Gil

Virginia Mendoza


Fuente: elmundo.es

Chesús Garcés Baquer: "La lengua aragonesa se tendría que enseñar en la escuela para recuperarla".



El escritor Chesús Garcés Baquer ha sido galardonado con el premio Chuana Coscujuela 2018 por su conservación de la cultura belsetana

Chesús Garcés Baquer, Chesús de Casa Baitico de Bielsa, fue galardonado hace unos días con el premio Chuana Coscujuela 2018 por su gran labor en la conservación de la cultura del valle que lo vio nacer. Un premio que recibe a los noventa y dos años, "sorprendido y agradecidísimo", y que reconoce un amor a su lengua que nace de "las raíces profundas de mis padres y mis abuelos, sentidas con mucho orgullo".

Emplear su lengua le resulta natural, y recuerda que cuando era un niño "los viejos charraban todos en belsetán. Yo iba muchas veces a los animales con mi padre, que era pastor. En aquel entonces era lo habitual y todos se entendían con eso. También hablábamos el castellano, porque siempre vino gente de fuera, y se mezclaba todo". Con el transcurrir del tiempo, fue observando con pena que "a los jóvenes no les gusta; algunos dicen que es feo. Ahora mismo no quieren hablarlo y es una lástima, porque es una lengua bien maja".

Garcés contempla con lástima no solo la pérdida de la lengua, sino la de las costumbres y la cultura del valle. En su libro Baitico. Memoria de la Valle Bielsa, (Gara d"Edizions) da buena muestra del amor a la cultura de su pueblo y recuerda "cómo era la vida, las tradiciones, juegos y diversiones".

Recuerda que "durante la posguerra no se podía hablar en belsetán en la escuela. Yo como habitualmente lo empleaba con mi padre, a veces se me escapaba alguna palabra. Una vez el maestro me pegó una bofetada y me dijo: Esto no se habla, que es feo. Cuando pasaba esto te sentías avergonzado", reconoce.

Con la perspectiva que le da su edad, considera que "la vida ha cambiado mucho. La modernidad ha traído un gran cambio en todos los aspectos desde que nací hasta ahora. Antes, para trabajar la agricultura era todo a base de "motor de sangre", como digo yo". Recuerda también una economía doméstica basada en el autoabastecimiento: "En las casas se hacía la matacía, tenías jamones de casa, patatas, verduras, leche, que era la gran solución, porque todos teníamos vacas. El setenta por ciento eran productos de casa y todo era mucho más sano que ahora".

Sobre la situación que vive hoy su lengua, considera que no se hace todo lo necesario, y "si no hay interés, no hay futuro". Para evitar que se pierda definitivamente, opina que "se tendría que enseñar en las escuelas. Así, a lo mejor se podría recuperar algo. Pero no lo veo muy bien porque creo que las administraciones tampoco han hecho mucho".

Con una energía y lucidez admirables, Chesús Garcés continúa haciendo todo lo que puede por su conservación, y su gran colaboración lo ha situado como un referente de primer orden para el aragonés. Aunque no es optimista sobre el futuro, no pierde la esperanza de conservar la rica diversidad de las comarcas altoaragonesas. "En el valle de Bielsa tenemos nuestro dialecto, en el valle de Chistau el suyo, y también en la Ribagorza, y eso está muy bien".

Fuente: diariodelaltoaragon.es

Aragonés en el campus.


La DGA destina 30.000 euros a una cátedra en la Universidad de Zaragoza destinada a promover la investigación universitaria de las lenguas minorizadas y recuperar el patrimonio inmaterial

La enseñanza reglada del aragonés se va consolidando en la comunidad. Y lo mismo pasa con la otra lengua minorizada, el catalán. Para ir un paso más allá y profundizar en su conocimiento científico, el Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza suscribieron el pasado 1 de septiembre de 2017 un convenio de colaboración para la creación de la cátedra Johan Ferrández d’Heredia, de Lenguas Propias de Aragón y Patrimonio Inmaterial Aragonés de la Universidad de Zaragoza, cuyo objetivo era contribuir a la generación de conocimiento en las áreas de interés para la cátedra. Tras un primer cuatrimestre en el que se sentaron las bases del trabajo, el departamento de Política Lingüística ha autorizado esta semana dedicar 30.000 euros a un curso completo de trabajos.

El responsable de su orientación es el vicerrector del campus de Huesca, José Domingo Dueñas Lorente. Y entre los proyectos que van a desarrollar destacan tres proyectos de investigación. El primero de ellos busca identificar «las distintas posiciones existentes en los actores interesados en la promoción y difusión de la lengua aragonesa» y buscar modos de cooperación que faciliten avanzar en este sentido. Previsiblemente se completará el próximo año con el catalán como base.

Materiales para Infantil
Otro de ellos busca continuar los trabajos iniciados el curso pasado dentro del programa Rosario Ustáriz, consistente en con la elaboración de materiales en aragonés para que se puedan usar durante las etapas de Educación Infantil y Primaria. Además, se acompañará en los próximos meses con una jornada de formación para los maestros de aragonés que están en ejercicio.

Y, por último, se intenta fijar el núcleo de un seminario de sociolingüística orientado a desarrollar «buenas prácticas» en la difusión y dinamización de las comunidades de hablantes. En estos casos se busca sistematizar experiencias anteriores para mantener el uso social de las lenguas, algo fundamental para garantizar su pervivencia.

Desde el departamento se muestran satisfechos con las acciones emprendidas en solo un cuatrimestre y apuestan por mantener la orientación. Uno de los proyectos más exitosos de los desarrollados fue un curso en internet para el aprendizaje del aragonés. Más allá de las nociones para usarla se analizaba su contexto, origen y evolución como lengua románica representativa. Así como los problemas a los que tiene que hacer frente en todo momento. La demanda de alumnos interesados obligó a abrir una segunda inscripción.

Publicaciones

Gran parte de estas investigaciones e iniciativas se acabarán plasmando en publicaciones, para las que se dedicará una parte de los fondos que reciben de la DGA. En total están vinculados a estos estudios una veintena de investigadores que podrían crecer si se consolida esta propuesta.

También se celebraron amparadas por la cátedra unas jornadas el año pasado en el Centro Pignatelli de Zaragoza en la que varios grupos de hablantes analizaron la situación real de los idiomas minorizados. Las conclusiones fueron principalmente optimistas, pues la sensibilización social es cada vez mayor. Pero hace falta dotación y mantener la constancia.

Fuente: elperiodicodearagon.com

Convocadas subvenciones a las entidades locales de Aragón para el año 2018 en materia de política lingüística.


ORDEN ECD/1068/2018, de 8 de junio, por la que se convocan subvenciones a las entidades locales de Aragón para el año 2018 en materia de política lingüística.


Cabo de curso en Fablans Zaragoza.



Os ninons remataron o suyo curso en a escuela y en Fablans Zaragoza, os nuestros alunnos d´os nuestros cursos d´aragonés, también remataron y, antimás, con asabelo buena nota.



En o mes de chunio nos achuntamos en a nuestra seu pa celebrar iste inte y ya que i semos toz y totas faciemos una buena birolla.




Fotos: Ricardo Ricardo "Chiri" y Lola Elices.



Chesús Garcés, premio Chuana Coscujuela 2018 a la difusión del aragonés.

El jurado le ha entregado este premio tras calificarle como "un referente de primer orden" en la defensa del aragonés, tal y como se plasma en libros como 'Baitico, memoria del Valle de Bielsa' que se publicó el pasado mes de marzo

El escritor Chesús Garcés ha recibido el premio Chuana Coscujuela 2018, que reconoce la difusión de la lengua aragonesa, por su "entrega, disposición y disponibilidad" para colaborar en todos los estudios de la cultura belsetana y aragonesa.

El jurado le ha entregado este premio tras calificarle como "un referente de primer orden" en la defensa del aragonés, tal y como se plasma en libros como 'Baitico, memoria del Valle de Bielsa' que se publicó el pasado mes de marzo, según han informado fuentes del Gobierno de Aragón.

Cualquier personalidad del campo de la cultura, el deporte, las artes o la economía puede recibir este galardón en el que se reconocen las actividades destinadas a la dignificación, difusión, investigación, enseñanza o expresión literaria de la lengua aragonesa.

Chuana Coscujuela (1910-2000) fue una de las mejores escritoras en aragonés del último tercio del siglo XX, gracias a un particular estilo narrativo que se caracterizaba por la espontaneidad y el uso de expresiones y frases hechas de carácter coloquial.

La localidad de Adahuesca, donde se crió, fue el escenario que escogió para ambientar su obra maestra "A lueca, a historia d’una mozeta d’o Semontano", escrita a finales de la década de los 70.

Fuente: elperiodicodearagon.com

Aragón convoca los premios literarios en aragonés y catalán.

Estos premios son un instrumento imprescindible para el fomento de la creación literaria en las lenguas propias

El departamento de Educación, Cultura y Deporte, a través de la dirección general de Política Lingüística, ha convocado los premios literarios Arnal Cavero (en aragonés) y Guillem Nicolau (catalán), ambos dotados con 3.000 euros.

Estos premios son un instrumento imprescindible para el fomento de la creación literaria en las lenguas propias de Aragón, informa el Ejecutivo aragonés.

Se enmarcan, asimismo, en las medidas del Gobierno de Aragón para desarrollar una política lingüística para el aragonés y el catalán realista adaptada a la normativa vigente y a los compromisos internacionales.

El plazo de presentación de solicitudes es de 20 días naturales a contar desde el día siguiente al de la publicación de la convocatoria en el Boletín Oficial de Aragón, que se publica hoy.

A los premios podrán presentarse obras de creación literaria en cualquier género (narrativa, poesía, teatro, ensayo) escritas en lengua aragonesa en cualquiera de sus variedades, así como la traducción desde cualquier otra lengua al aragonés. Deberán tener una extensión mínima de 100 páginas para prosa, de 350 versos para las obras poéticas, y sin límite de extensión en la modalidad de ensayo.

Fuente: heraldo.es

Abierto el plazo para inscribirse en la semana en aragonés de Búbal.


Un total de 30 jóvenes de 12 a 16 años interesados en iniciarse o perfeccionar sus conocimientos de aragonés participarán durante cinco días en una semana íntegramente en esta lengua en el pueblo recuperado de Búbal gracias a la iniciativa Dirección General de Política Lingüística del Gobierno de Aragón.


Este lugar emblemático del Valle de Tena se ha preparado como espacio didáctico y permitirá a los participantes apreciar la riqueza y variedad del patrimonio natural, social y cultural de Búbal, además de convivir en un entorno de diversidad lingüística. Habrá actividades de todo tipo, desde la música a la etnología, pasando por la naturaleza y el aire libre.

La actividad -denominada "Estibúbal. Vivir Búbal en aragonés"- se celebrará del 25 al 29 de junio. Los interesados pueden solicitar una plaza hasta el 3 de junio. La solicitud puede descargarse en la página web www.lenguasdearagon.org y debe enviarse a la dirección actividadeslenguas@aragon.es.

La actividad tiene un coste de 100 euros e incluye pensión completa, estancia en el albergue, seguro de accidentes y excursiones y talleres en aragonés en lugares como Lacuniacha o el Museo del Serrablo.

Fuente: diariodelaltoaragon.com

Trobada 25+1 Os Diaples D'a Uerba.


La Asociación Cultural Os Diaples d'a Uerba celebra su aniversario y quiere hacer una fiesta, invitando a grupos de diablos amigos, con talleres, pasacalles, música, fuego y conciertos.
 
Os Diaples d'a Uerba es un grupo creado entorno a 1991 - 1992. Unos voluntarios de la escuela de aragonés Ligallo de Fablans de l’Aragones quisieron recuperar las tradiciones aragonesas en torno a las celebraciones festivas y el uso lúdico del fuego. Posteriormente se fundó como asociación cultural con entidad propia. Y desde entonces han seguido realizando actividades y espectáculos en base a la mitología aragonesa, los 'diaples', las 'bruxas', los 'chigans' y otros seres como los 'lacuercos', músicas, instrumentos y ritmos de la cultura aragonesa como gaitas y dulzainas, tambores y bombos.

Ha participado en celebraciones y fiestas, pasando por innumerables pueblos, actuando por festivales de música, y colaborando en manifestaciones y reivindicaciones culturales y regionales. Los espectáculos se pueden ver por todo el estado, auqnue principalemtne han actuado por Aragón y sus pueblos. Festivales como Pirineos Sur, Feria de brujas de Sallent de Gállego, Encuentro de Brujas de Trasmoz, Tamborile en Mezquita de Jarque, Poborina Folk en el Pobo en Teruel,  dentro de la región y otros como Demandafolk de Burgos o Guitarvera de Extremadura, o la Noche andalusí de la Rosa, en Baños de la Encina de Jaén.

El grupo funciona desde el voluntariado, de manera asamblearia y horizontal. Y suele estar formado por unas 30 personas. Han pasado por el grupo muchas personas desde sus inicios, casi podemos contar más de 120 antiguos integrantes.

En esta celebración de un incierto aniversario de años concretos, queremos invitar a los grupos amigos y de integrantes y antiguos miembros, además de compartir una jornada ludicofestiva con todas las gentes del lugar y que quieran acudir al barrio de La Cartuja de Zaragoza, donde también hemos actuado en diversas ocasiones.

La trobada empieza el día 9 a las 12 de la mañana con un Vermut-Concierto a cargo de "La Marca de Ifigenia" (grupo musical con integrantes y amigos de diaples), para recibir a los grupos y colectivos que están invitados y acuden de diferentes partes como Valencia o Cataluña, además de los aragoneses.

Por la tarde se realizan actividades para todos lo públicos, teatro infantil a cargo de la compañía zaragozana Tachán Teatro, con un infantil sobre leyendas pirenaicas. Talleres de fuego a cargo de los diaples, taller de percusión aragonesa con Jonás Gimeno, y taller de camisetas cortadas a cargo de 'la comisión de fiestas de La Cartuja'. La tarde estará animada musicalmente por el grupo Gaiteros del Rabal de Zaragoza y los Tambores de Samper de Calanda, Teruel. Y con una muestra de bailes y dances tradicionales con el Danze de San Chusé y el Dance del Gancho, ambos de la ciudad de Zaragoza

A las 21:30 h. dará comienzo el pasacalles de música y fuego a cargo de las collas invitadas por las calles de La Cartuja hasta el parque de Huerto Frisón, donde se realizará un pequeño espectáculo de fuego música y pirotecnia con las bestias y figuras del grupo.  Acuden grupos de diablos de Cataluña, Fotem-li foc de Alcanar, Diabmonis de La Rápita, de Tarragona, Els dimons de Morella, Diables de Castelló y Dimonis de la Plana, tres grupos de Castellón, Valencia. Y el grupo de Zaragoza Diaples d'a Madalena. y los anfitriones Os Daiples d'a Uerba. Siete grupos con una variada representación para llenar las calles de ritmo color y diversión.


Para cerrar el día conciertos con más grupos amigos y de integrantes de los diaples; Incerteza grupo rock, Samba da Praça grupo y esculea de batucada y ritmos afro-brasileños, The ballaguers con sus ritmos ukelele caspa , Cachirulos XL rock maño con pitos y flautas, y DJ Victor para animar la velada musical.

El domingo se empieza con una tradición valenciana, La Despertá que consta de un pasacalles musical y con truenos y petardos para empezar el día. Desde  'la comisión de fiestas de La Cartuja' y la Junta Vecinal de La Cartuja se ofrecen actividades por su parte como una visita guiada a la historia del lugar, animación musical a cargo del grupo de Escuela de Batucada Trokobloco y para despedida a medio día la Asociación Comparsa de La Cartuja, con sus gigantes y cabezudos.

También se disponen de exposición de fotografías de la historia del grupo en el Centro Cívico de La Cartuja.

Esperemos que el tiempo nos acompañe y que sea una celebración para todos los públicos.


Presentación. A escuchetes: o libro.


Ya ye aquí o libro de A Escuchetes! 

Este chueves 24 de Mayo a las 19:00 horas en o terrau d'o Museu Pablo Serrano será a presentación d'este libro con muitas recetas veganas, colaboracions, vocabulario d’o minchar en aragonés y muitas sorpresas mas. 

Antimás podremos disfrutar con l'actuación en acustico de Gaire en una tarde de primavera, en un puesto de luxo con as millors envistas d'a ciudat de Zaragoza. 

T'espero pa compartir con tu esta tarde tant especial!



Se presenta “El Siñor de San Chuan” en aragonés y castellano en Balbastro.


Miércols, 9 de mayo, a las 19 oras en o Museu Diozesano

L’acto correra a cargo de José Ignacio López Susín, Director Cheneral de Política Lingüística; Rafael Yuste, editor de PRAMES, Chusé Aragüés, editor de Gara d’Edizions, Joaquín Coll, escritor; y José Solana Dueso, autor y ganador de la XXII edizión de dito premio

Fuente: lenguasdearagon.org

Trobada vivir en aragonés en Artieda.



Sotz todas y totz convidaus a la #TrobadaVIII en Artieda. Un cabo de semana pleno a rebutir d'actividatz pa fer posible #VivirEnAragonés

Más info en o suyo Facebook.


Un diccionario y un traductor digital para el aragonés.


Esta iniciativa se llevará a cabo dentro del marco del programa POCTEFA Linguatec de digitalización de las lenguas minoritarias.

El Gobierno de Aragón impulsa la creación de un diccionario y un traductor online de la lengua aragonesa en el marco del programa POCTEFA Linguatec de digitalización de las lenguas minoritarias, dotado con un presupuesto de 1,2 millones de euros, el 65 por ciento aportado por los fondos FEDER de la Unión Europea.

Así lo ha indicado este jueves el consejero de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, quien ha presidido un taller de trabajo con expertos en la digitalización del euskera y el occitano. El programa Linguatec se basa en la cooperación transfronteriza entre Aragón, País Vasco y la región francesa de Occitania y se dedica a la transferencia de conocimientos en este área, ha apuntado Soro.

Con el taller se pretende "aprender de las experiencias" de otras regiones que "tienen mucho más camino andado" para incrementar los recursos de digitalización, ha comentado el consejero, quien ha señalado que se diseñará una "hoja de ruta" para impulsar la digitalización de la lengua aragonesa, ámbito en el que "se parte más de cero".

"En la defensa de las lenguas la clave es la normalización y el aragonés es una de las lenguas europeas más amenazadas", por lo que "todo lo que sean recursos para facilitar la normalización de la lengua es muy necesario", ha expresado Soro, quien ha indicado que "hay algunas manifestaciones" del aragonés en el entorno digital, pero "todavía es una asignatura pendiente".

Fuente: heraldo.es