¡OTRA LEY DE LENGUAS!

En 2009, se publicó la primera Ley de Lenguas de la comunidad, que abrió una etapa de esperanza para el aragonés. Ante la sorpresa de los hablantes, va a ser sustituida por otra menguada.

Inmersos como estamos en una grave crisis económica, no nos extraña que para la mayoría de los aragoneses pase inadvertida la presentación en la Comisión de Educación, Universidad, Cultura y Deporte de las cortes de Aragón (BOCA-79/ 3-09-2012), del “Proyecto de Ley de uso, protección y modalidades lingüísticas propias de Aragón”, dando un plazo de 15 días para que los diputados y grupos parlamentarios puedan presentar las enmiendas que consideren oportunas.

“¡Otra vez con las lenguas! –exclamaran-, ¡como si no tuviésemos otros problemas!”. Y tienen toda la razón, porque en 2009 (Ley 10/2009, de 22 de diciembre) se publicó la primera Ley de Lenguas de las historia, que abrió una etapa de esperanza para el aragonés, pero, sin llegar a ser desarrollada en todos sus términos y ante la sorpresa de todos los hablantes, va a ser derogada y sustituida por otra mucho mas menguada.

Resonaran de nuevo en las Cortes las discusiones de los políticos, mas por cuestiones de forma que de fondo, aireando variopintos conceptos (“lengua aragonesa propia de las áreas pirenaica y prepirenaica, con sus modalidades lingüísticas; lengua aragonesa propia del área oriental, con sus modalidades lingüísticas..”), jugando con las palabras para no llamar a las cosas por su nombre. Al final saldrá un segunda ley llena de bonitas expresiones, cargada de buenas intenciones, que igual se convierten en meras utopías teóricas, jamás realizables.

Sorprendidos estamos los hablantes y simpatizantes de las “lenguas y modalidades lingüísticas“ de nuestra tierra ante esta nueva escena de puro teatro, pensando en las consecuencias negativas que estos variables procesos legislativos puedan tener para ellas, bailando al son de los políticos, pero soñando siempre con un futuro mejor. Y puestos que estamos en una situación límite, solo nos atrevemos a pedir unos mínimos a los parlamentarios: menos palabrerías y más sentido común para nuestras lenguas (esto es gratuito) y la creación de la Academia del Aragonés, como autoridad lingüística para “la lengua aragonesa propia de las áreas pirenaica y prepirenaica, con sus modalidades lingüísticas”, independiente, operativa y estable, ajena a los avatares políticos periódicos, que supondría un buen espaldarazo y reconocimiento para el aragonés, la única lengua que no dispone de esta entidad (hay muchas tareas ya realizadas y valiosas, que podrían aprovecharse, minorando los costes). Para la “lengua aragonesa propia del área oriental, con sus modalidades lingüísticas” (¡lo fácil que sería decirlo con una palabra!), no necesitan ninguna Academia, pues ya tienen su autoridad lingüística desde hace mucho tiempo.

A pesar de todas las vicisitudes, hemos conseguido llegar hasta aquí, contra viento y marea, contando todavía con muchos hablantes que usan el aragonés de forma habitual, varios millares que lo entienden, otros dicen palabras y expresiones de manera espontanea en pueblos y ciudades, valorando este importante patrimonio cultural y pensando que las lenguas son libres como las aves, que no entienden de fronteras ni de políticas. ¡No dejemos morir nuestra voz!

Fuente: Heraldo de Aragón (edición papel)

5 comentarios:

  1. "ante la sorpresa de todos los hablantes, va a ser derogada y sustituida por otra mucho mas menguada."
    Ja, ja ,ja ,ja, ja ,ja ,ja, ja ,ja ,ja, ja ,ja ,ja, como si a's quatre charradors d'este parlaje se les das una figa el futur del mesmo. a, ja ,ja ,ja, ja ,ja ,ja, ja ,ja ,ja, ja ,ja ,ja.

    ResponderEliminar
  2. La degradación de Aragón (de la mayoría de sus gentes) es tan gigantesca en relación a lo que fue en el pasado, que hoy en día no merece NADA. No merece ni lenguas, ni futuro, ni respeto. NADA. Eso es lo que merece el Aragón actual. La inmensa mayoría de los "aragoneses" no son más que neocastellanos, con el cerebro perfectamente colonizado, sin dignidad alguna.

    ResponderEliminar
  3. Nos obligan a hablar castellano a pensar en castellano y a ser castellanos nacidos en Aragón. No nos pueden obligar a ser castellanos si somos aragoneses y españoles. Nuestra lengua se prohíbe y si alguien la apoya enseguida lo desprecian y esconden como ha sucedido con la Ley de Lenguas que ahora quieren despreciar y anular o en ciertos espacios televisivos. Los gobernantes de Aragón no cumplen con el mandato constitucional de proteger las lenguas propias de la Comunidad Autónoma y las recomendaciones europeas de respetar el aragonés y el catalán de Aragón. Siguen imponiendo el castellano a costa de nuestra lengua. Cada vez más recursos económicos al español y NADA al aragonés.

    ResponderEliminar
  4. L'ochetibo d'ista nueba Lei de Luengas ye que aragonés e catalán desaparixcan d'Aragón. Dimpués, escobau tot o patrimonio lingüistico aragonés bernaclo queda o camín libre de raso ta la españolizazión e a desaragonesizazión totals. Yo a ixo li clamo esterminio. Si os aragoneses ya muertos debantasen a capeza e beyesen o baxo que han cayiu os suyos fillos... Más baxo imposible: esclaus d'o faszismo, abendo cambeau o suyo idioma por un atro d'estranchero e abendo bendiu l'alma a o diaple.

    ResponderEliminar
  5. Humo bomb.
    Mandan cartas mientras EFA y varios académicos ya han pactado sus cargos en el nuevo ente de "política lingüística"

    ResponderEliminar