ADIÓS A L’AMIGO FRANCHO TIERRA

El diya de Reis, a’l de tardes, con la casa plena d’amigos y zagals y fillos propios y d’otri que correban d’astí t’allá y estrucaziaban y feban sentir el suyo albalot… y tot funindo-se-ne las zagueras flamaradas d’una tronca que a ixas oras ya esmortezeba, bon rezibir una mala notizia, una d’ixas que te chelan cuan se falcan en l’alma. Francho Tierra eba muerto.

Francho ha estau per tantas d’añadas un exemplo de dinidá en l’aragonés y en la fayena d’el Ligallo de Fablans, una de las presonas –encá que menos bisibles– que más fayena feba. Francho yera preziso, apachando posizions y disensions cuan caleba sin garra protagonismo (cuánto tendrín que aprender-ie toz y cuánto saputaz en sobra güe).

De Francho, grazias que sí, nos ne quedan asabelas cosas, l’exemplo de la buena chen, de la suya modestia, d’aquela mirada firme cuan las suyas parabras, que rancaban d’el más fundo, s’apuraban en salir. Y nos ne queda la man amiga, la buena, la que reculle un güembro cuan s’ha de refirmar.

En rezibir la notizia, la tronca de casa fabirol se ba quedar eslanguida, siñal de la fin d’el suyo ziclo; encara bon tizoniar bel poco, pero per más d’escarbotar-la no se puede fer fuego d’un calibo muerto. Caldrá agora buscar atra caloreta asta que faya buena chera la tronca de l’abiento prosimo. Ye la vida.

Igual como tornará a cremar la zoca, a Francho el sentirén cada añada, esbiellando el ziclo implacable. Perque entremistanto, ta fer-nos acordanza, queda en nusatros el recosiro d’ixa boz imposible que puyaba de la radiz, de la suya boz como fuego en una orazión de la tierra mai, en ixa Orazión a la tronca que él ba querer grabar ta “La orquestina”. (De bislai ateo, me deziba a escuchetes en l’estudio “qué foi yo rezando esto”, “y yo cantando villancicos?”, le respondebe). Y la suya boz de fuego escalibará ta que tornen, entre blanderas, a bailar las purnas d’es nuestros corazons: “Tizón de Nabidá, tu yes… boz de Tierra”.

[Roberto Serrano. San Chuan, 8 chiner 2013.]

Fuente: http://fabirol.com

1 comentario:

  1. Descansa en paz, Francho. Yo fue un de os que podioron esfrutar d'a suya amabilidá. Un exemplo ta toz os esfensors de l'aragonés, por a suya umildá y o suyo nulo afán de protagonismo. Asinas se fa camín.
    O mío sentiu pename a la familia.

    ResponderEliminar