EL ARAGONÉS FIJÓ SUS CARACTERÍSTICAS EN EL SIGLO X Y SE CONSERVAN HASTA HOY

En el marco del Día Internacional de la Lengua Materna, el Campus de Huesca presentó ayer "Sobre fonética histórica del aragonés", una investigación del profesor del Campus de Huesca Jesús Vázquez Obrador, que recopila siete artículos publicados entre 1993 y 2010 en diferentes revistas especializadas.

El hilo conductor de los textos es la evolución histórica de la fonética de la lengua aragonesa. A través de los siglos se repasan las particularidades que otorgan al aragonés la categoría de lengua independiente y distinta a las que le rodean. El trabajo resulta "relativamamente sencillo", para iniciados: "Todo el mundo conoce que lo típico en aragonés es "fillo", y no hijo, conservando la efe del latín", cita como ejemplo el autor. Otra particularidad es que, frente a la "j", del castellano, el aragonés emplea la "ll".

El artículo más reciente, publicado en "Luenga y fablas" en 2010, estudia un documento de Montearagón de finales del siglo XI, donde ya aparecen muchas palabras típicamente aragonesas. Esto permite concluir que "el aragonés fijó en el siglo X sus características, que se han conservado hasta hoy en los dialectos del Alto Aragón". Cuando Ramiro I se convierte en primer rey de Aragón, en el año 1035, y fija la capital en Jaca, "el aragonés ya estaba totalmente formado. No había reino todavía, pero había lengua".

La "triste historia" del aragonés es que en los últimos siglos sólo puede hablarse de pérdidas. "Desde el siglo XV, con la entronización de la casa castellana de los Trastámara, hay un retroceso brutal, tanto de los textos literarios como oficiales del reino y el uso de la lengua oral por parte de los hablantes".

La edición del estudio ayuda a clarificar las características de la fonética. "Aún quedan cosas por investigar, porque aún nos encontramos con fenómenos de los que no teníamos tanta constancia y que ahora estamos viendo. Parece mentira, pero hay todavía cosas del aragonés que ignoramos", asegura.

Algunas ideas preconcebidas sobre la caracterización del aragonés muchas veces se demuestran erróneas con las investigaciones. "Lo que pasa es que somos pocos investigando, pero poco a poco vamos conociendo mejor el pasado de nuestra lengua", afirma.

Jesús Vazquez recibió en 2010 el Premio Juan Fernández de Heredia del Gobierno de Aragón de investigación sobre el romance aragonés. Actualmente ejerce docencia en el Diploma de Especialización en Filología Aragonesa y es autor de varias investigaciones sobre esta lengua.

Junto a él estuvieron la vicerrectora del Campus de Huesca, Pilar Bolea, Javier Giralt, director del Departamento de Lingüística General e Hispánica de la UZ; Fernando Alvira, director del IEA, Chusé Inazio Nabarro, y Francho Nagore. El Consello d'a Fabla Aragonesa ha publicado este libro, con la colaboración del Instituto de Estudios Altoaragoneses y el Grupo de Investigación Filar de la Universidad de Zaragoza.

Fuente: www.diariodelaltoaragon.es

1 comentario:

  1. Parabiens a l'autor, sin duda. De siguro que será una publicación a saber que interesant e que aportará datos muit necesarios que serviran pa amillorar o modelo estandar aragonés. Lastima que no la hesenos tenito fa 30 anyos.
    Lois-Xavier

    ResponderEliminar