LA ORTOGRAFÍA DE L.A.P.A.P.Y.P.

Las asociaciones y colectivos abajo firmantes nos vemos en la obligación de expresar nuestra más honda preocupación por el contenido de parte del borrador de la Orden para el Currículo de Educación Primaria dado a conocer por la Consejería de Educación, Universidad, Cultura y Deporte, publicado en el BOA el pasado 9 de mayo, en lo concerniente a la lengua aragonesa.

En primer lugar, debemos hacer partícipe al pueblo aragonés de nuestra perplejidad ante el hecho, ciertamente insólito, de que sean esas mismas instancias oficiales que niegan la existencia unitaria de nuestra lengua hasta el punto de escamotearle su denominación histórica (el nombre de aragonés, comúnmente aceptado por la comunidad científica internacional) las que justamente ahora se apresuren a imponer, de forma arbitraria y unilateral, una grafía que carece de toda tradición y se encuentra, por consiguiente, bastante alejada de lo que debería ser una norma unánime.

Dicha decisión resulta si cabe más inaudita al constatar que desde el Gobierno de Aragón no se ha dado por el momento ningún paso tendente a la promoción de un modelo de lengua común de referencia que permita que el conjunto del idioma (incluidas todas y cada una de sus modalidades) pueda superar los límites del ámbito comunicativo local y costumbrista al que se le está condenando y llegue a tener, en consecuencia, una posibilidad, por remota que ésta sea, de supervivencia.

Las normas ortográficas que consagra la Orden del Gobierno PP-PAR para esa lengua que denominan LAPAPYP son a todas luces polémicas y ampliamente discutibles si tomamos en consideración tres criterios básicos y primordiales como son el técnico, el democrático y el histórico.

Técnicamente y desde el punto de vista de la codificación lingüística, hay que resaltar que la propuesta incumple como mínimo dos principios fundamentales: el principio de adecuación y el principio de simplicidad. El sistema ortográfico que ahora se nos intenta imponer no sólo no se ajusta a la lengua hablada sino que, empleado de forma sistemática, la falsea y puede incluso llegar a suplantarla. Su extrema complejidad (sus ínfulas cultistas, sus pretensiones etimologicistas...) está llamada a ocasionar un divorcio insalvable entre los usuarios de la lengua y el modelo escrito resultante de su aplicación.

En cuanto a la génesis y el carácter del sistema ortográfico del Estudio de Filología Aragonesa (que no Academia, como se autodenominan, pues la propia DGA se lo prohibió en 2006) debemos apuntar que presenta un gran déficit democrático. A diferencia de lo ocurrido con la grafía histórica del 87, esta nueva propuesta no surge ni de un congreso convocado ex profeso ni de un proceso de discusión y consenso lo suficientemente plural y abierto.

Estas reglas constituyen la apuesta unilateral y extemporánea de una única asociación (o, si se quiere, de dos de ellas que comparten a gran parte de sus socios). Para su elaboración no se ha tenido en cuenta ni al resto de las asociaciones y colectivos implicados desde décadas en la defensa, promoción y dignificación del aragonés ni a ningún otro sector significativo de usuarios de la lengua.

Asimismo tampoco se ha recabado la opinión de aquellos filólogos que atesoran las más profundas y dilatadas trayectorias académicas sobre el tema ni el parecer de los escritores que cuentan con una mayor proyección artística y que, en aragonés como en otras lenguas, son usuarios altamente competentes y verdaderos artífices de modelos literarios y también lingüísticos. En definitiva es un sistema ortográfico, gestado al margen del diálogo y del conocimiento, que carece, por tanto, de toda legitimidad científica y democrática.

En cuanto a la trayectoria histórica de dicho sistema gráfico es necesario consignar que es reciente y extremadamente breve. Hasta tal punto lo es que a día de hoy se ha publicado un único libro con estas normas. Uno solo frente a los cientos de volúmenes (entre el 90% y el 95% del total de los editados desde la década de los 70 del siglo pasado) impresos con la ortografía común establecida definitivamente en 1987.

La imposición de las nuevas pautas conllevaría al menos dos consecuencias ciertamente perversas. Al carecer de textos didácticos de referencia (todos los materiales didácticos editados están publicados con la grafía del 87) nos tememos que esto pueda generar una enloquecida carrera de precipitadas ediciones que intenten subsanar esta carencia. Por otro lado, con esta medida se corre el riesgo de que puedan quedar excluidos del sistema educativo y de la oficialidad la inmensa mayoría de los autores y obra, tanto en aragonés común como en las diversas modalidades geográficas, de los últimos cuarenta años o más, consumando así la estrategia de negacionismo histórico iniciada estos últimos años precisamente por estos mismos colectivos y personas que impulsan la norma ortográfica que estamos cuestionando.

Por todo lo cual, instamos a la Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de Aragón que dé marcha atrás en tamaño despropósito y trate de evitar, desde la responsabilidad política y el conocimiento científico, un cisma ortográfico de consecuencias irreversibles para el maltrecho patrimonio lingüístico aragonés.

Consello D´A Fabla Aragonesa,
Rolde de Estudios Aragoneses,
Sociedad Cultural Aladrada,
Boira

12 comentarios:

  1. La ortografía del EFA es complicadísima, es un absoluto error pretender introducirla en la enseñanza Primaria. Y no ya es que sea complicada: es que usa y abusa de representaciones gráficas que NO se corresponden con el sonido, y por tanto resultan poco útiles. ¿Qué sentido tiene empezar a escribir ahora "tractar" y pronunciar "tratar", o "sciencia" para pronunciar "ciencia"? Es un error mayúsculo. No, perdón: es una salvajada.

    ResponderEliminar
  2. La ortografía del CFA es complicadísima, es un absoluto error pretender introducirla en la enseñanza Primaria. Y no ya es que sea complicada: es que usa y abusa de representaciones gráficas que NO se corresponden con el sonido, y por tanto resultan poco útiles. ¿Qué sentido tiene escribir que/ qui y ca, co, cu y pronunciar ka, ke, ki, ko, ku? Es un error mayúsculo. No, perdón: es una salvajada.
    La ortografía de la RAE es complicadísima, es un absoluto error pretender introducirla en la enseñanza Primaria. Y no ya es que sea complicada: es que usa y abusa de representaciones gráficas que NO se corresponden con el sonido, y por tanto resultan poco útiles. ¿Qué sentido tiene escribir za, ce, ci, zo, zu cuando el 85% de los hablantes dices sa, se, si, so, su? Es un error mayúsculo. No, perdón: es una salvajada.
    Por no hablar del inglés o del francés.

    ResponderEliminar
  3. La ortografía del 87 no es del CFA. La usa gente que no tiene que ver con el Consello d'a Fabla. Nada que ver. La ortografía que sí es del EFA emplea todas, pero todas las cosas que tu dices ahí y además propugna otras lindezas como "ubiqüo", "accento", por poner un par de inutilidades, o "freqüent", otra cosa muy maja de ver y muy fácil de aprender. La ortografía de la RAE es infinitamente más sencilla (y más racional) que la que ahora plantea el anteproyecto para el aragonés. Basta con ir a la página web del EFA y mirar los documentos que allí están. Pasen y vean.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no soi de EFA y foi servir ixa grafía. Como yo, muitismos más. Y antiparte de qui femos servir a grafía EFA, con mayor u menor pasión, bi ha muitisma más chent que qüestiona a grafía d'o 87 y que fa servir EFA, SLA, castellana, u la suya propia. Totz (si fa u no fa) qui proposamos una alternativa a la grafía d'o 87, somos ubiertos a reblar y plegar en alcuerdos. ¿Pueden decir lo mesmo los d'o 87?

      Eliminar
    2. Pues mira, no lo sé. No sé si pueden decir lo mismo o no. Pero quien diseña el currículo de Primaria mete ahí la del EFA. No habla de negociaciones, no habla de reblar ni de plegar en alcuerdos. Esa es la cuestión. Ahí se ha metido una al trágala, zas. Ni SLA, ni la que cada uno quiere, ni la del castellano. No. Ninguna. Lo que tú planteas tiene todo el sentido, pero quizás no en este caso...

      Eliminar
    3. Quizá no hayas leído el texto de la orden. Yo leo tres cosas: que se empleará en educación una sola norma (bien, porque sólo faltaba que desde el gobierno nos quisieran dividir más), que esta será la que indique la Academia Aragonesa de la Lengua (lógico, para eso sale en la ley que aprobaron, y allí es donde se deberá "plegar en alcuerdos"), y que entre tanto, provisionalmente, se empleará la del EFA (también es lógico que sea el punto de partida hacia la solución definitiva que aprobará la academia, ya que por un lado, es ya fruto de un consenso de distintas asociaciones y sensibilidades, además es la más utilizada actualmente junto con la castellana, y en cierto modo, la que puede hacer de término medio entre las otras propuestas, siendo fácilmente asumible (con algunas modificaciones) por quienes usan la ortografía que propuso la SLA para la revista DLA, y por quienes utilizan otras grafías basadas en la castellana, que son en conjunto una amplísima mayoría de los hablantes del aragonés). Por tanto, no es trágala (será la Academia quien decida, y para ello, habrá que llegar a acuerdos) pero sí que marca la tendencia. La futura ortografía oficial del aragonés se parecerá más o menos a la del EFA o la SLA o algo más a la del castellano, pero no se volverá a los planteamientos de 1987.

      Eliminar
  4. Charramos de lindezas? D'acuerdo: Proyeuto pero ocheto?, emologar, por qué no emosecsual u emosesual?, ye lo mismo prescribir que proscribir?, luengistica, muderno, monezipio, coltura, estituto... e asinas tot lo que quieras.
    Pillen Fuellas, pasen, veigan y me cuentan. Tot subordinau a o castellano.
    O Consello, de manifa:
    http://estaticos02.elmundo.es/elmundo/imagenes/2005/11/13/1131887406_1.jpg

    ResponderEliminar
  5. Ye ubiquo, no copies simplament os correus que recibes. Nunca no se mete una ü debant d'una "o"! Ye muit facil, recomiendo a suya lectura: http : // www . academiadelaragones . org / biblio / EDACAR7_2 . pdf (sacar os espacios). Y ya deciditz qué tos pareix!
    A qui l'haya leyiu y emplegau y le pareixca embolicada, pus ya no cal decir cosa, cadaún tien a suya capacidat y preferencias. Pero a os que no la conoixetz, leyetz-la y aprendetz-la por vusatros mesmos. Conoixer l'aragonés suposa a lo menos conoixer as formas que existen pa escribir-lo, igual que ta saber occitán cal dominar as grafías clasica (etimochica) y mistraliana (fonetica), y totz habríanos de saber escribir y leyer en todas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece muy sabio lo que propones, leer la ortografía del Estudio. Es lo que hay que hacer, ya se recomendaba en una intervención anterior. Así se verá que no es fácil. Que de fácil no tiene nada. Y sobre todo se verá lo inane de querer introducir otra ortografía, otra más, pero esta encima complicándolo todo. ¿Y la del castellano, no vale la del castellano, por ejemplo?

      Eliminar
  6. Para que se me entienda sin lugar a dudas: en mi opinión perdemos inútilmente el tiempo y la energía discutiendo por una sistema ortográfico que no es más que un vestido para la lengua y mientras tanto aún sigue pendiente el establecimiento de un diccionario y una gramática normativos, verdaderas herramientas de consulta, referencia y consolidación necesarias para la normalización de una lengua y el establecimiento de un estándar. Pero sigamos, sigamos mareando al tocino con la ortografía…

    ResponderEliminar
  7. ¿Y por qué no aceptar las dos, y que cada hablante decida según se aplique mejor a su forma de hablar y entender la lengua? Eso es lo que se hace en el noruego: noruego nynorsk y noruego bokmal.

    ResponderEliminar
  8. Me parece muy bien que se acepten las dos, la de EFA y la de SLA y que cada uno utilice la que quiera.

    ResponderEliminar