RESPUESTA ESCRITA A LA PREGUNTA NÚM. 652/14, RELATIVA A LA FIJACIÓN DE LOS CRITERIOS ORTOGRÁFICOS DEL ARAGONÉS.

PRESIDENCIA DE LAS CORTES DE ARAGÓN

En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 111.1 del Reglamento de la Cámara, se ordena la publicación en el Boletín Oficial de las Cortes de Aragón de la respuesta escrita de la Sra. Consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte a la Pregunta núm. 652/14, relativa a la fijación de los criterios ortográficos del aragonés, formulada por el Diputado del G.P. de Izquierda Unida de Aragón Sr. Aso Solans, publicada en el BOCA núm. 236, de 2 de junio de 2014.
    Zaragoza, 2 de julio de 2014.
El Presidente de las Cortes
JOSÉ ÁNGEL BIEL RIVERA


    Como se dice en el artículo 19 del borrador de la Orden del Currículo de Educación Primaria para Aragón, se usará la norma que en su día establezca la Academia Aragonesa de la Lengua y solo se usará la del Estudio de Filología Aragonesa «mientras la Academia no determine esta norma».

    Los motivos de la elección de la norma del Estudio de Filología Aragonesa son, entre otros, dos: por su origen y por su adecuado nivel científico y tecnológico.

    Debe recordarse, que con frecuencia se olvida, que el Estudio de Filología Aragonesa nace de un amplio consenso protagonizado por la práctica totalidad del mundo del aragonés, que se reunió en la coordinadora Chuntos por l'Aragonés, que recorrió durante más de un año el territorio aragonés recabando el apoyo de los aragoneses a la celebración del II Congreso de l'Aragonés y para elegir en él a los miembros integrantes de l'Academia de l'Aragonés. Ese proceso recibió el apoyo de 43 ayuntamientos, 5 comarcas, las Diputaciones Provinciales de Huesca y de Zaragoza, 4.025 personas que firmaron su apoyo individual y 161 asociaciones culturales, deportivas, sindicales, etc.

    En ese proceso de Chuntos por l'Aragonés, se eligió una Comisión encargada de evaluar a los miembros más idóneos para esa academia, que estuvo integrada por Pilar Benítez Marco, Francho Nagore Laín, Juan José Segura Malagón, Feliciano Martínez Tur y Manuel Castán Espot, los cuales evaluaron y puntuaron a unos 100 candidatos propuestos por asociaciones y por particulares. De un máximo de treinta puntos, fueron seleccionados todos aquellos que obtuvieron 15 o más puntos para formar la lista de candidatos que se propondría al II Congreso para su ratificación. En el II Congreso, los estatutos de l'Academia de l'Aragonés fueron avalados por el 83% de los votos y los candidatos de l'Academia, por el 78%. Posteriormente, algunos de los candidatos propuestos declinaron formar parte de ella, pero la mayor parte aceptaron.

    Por más que haya sido conocida con el nombre de Academia de l'Aragonés, es cierto que nunca lo ha sido oficialmente, ni esta entidad intentó nunca registrarse como asociación con tal nombre, lo que probablemente hubiera conseguido, pues el Estudio de Filología Aragonesa es dueño de la marca registrada Academia de l'Aragonés. Por el contrario, entendió que debía buscar otra denominación y se registró como asociación con el nombre de Estudio de Filología Aragonesa.

    Todo lo dicho nos conduce a un amplio apoyo en origen que no puede ser olvidado, pues nace de ese II Congreso, cuyas actas pueden consultarse, pues fueron publicadas (véase http://www.academiadelaragones.org), como también quiénes aceptaron formar parte de ella para asumir acuerdos de consenso y quiénes no.

    Desde el punto de vista científico, el proceso de elaboración de la Propuesta Ortográfica del Estudio de Filología Aragonesa se basó en un marco teórico que se publicó con el título «Principios y criterios para una codificación normativa del aragonés», a partir de postulados científicos categorizados, inspirados en eminentes y prestigiosos especialistas de reconocimiento internacional.

    A fin de escuchar todas las voces interesadas, se elaboró una primera versión provisional de la Propuesta Ortográfica y se abrió un amplio plazo de exposición y alegaciones, de manera que todo el que quiso participar en el proceso de consenso tuvo la oportunidad de plantear sus puntos de vista.

    Las consultas hechas por esta Consejería nos confirman que la elección es la adecuada. Se trata de una norma detallada, rigurosa y seria, que ha sido ampliamente difundida a través de su publicación en formato en papel, en edición subvencionada por el Gobierno de Aragón, y a través de la publicación digital, que puede consultarse asimismo en el enlace anterior. Es respetuosa con el origen de la lengua, tiene en cuenta en muchos casos el aragonés medieval y plantea soluciones ortográficas válidas para todas las variedades de la lengua aragonesa, además de presentar un modelo de adaptación de cultismos.

    Obviamente, una norma ortográfica es producto de la convención, pero esa convención nace de un amplio consenso, pues en ella han trabajado hablantes de cheso, de belsetán, de chistavino, de patués, de aragonés de Sobrepuerto y hablantes de aragonés estándar, altamente formados y conocedores de las variedades de la lengua aragonesa, como puede comprobarse en la nómina de sus integrantes. Ninguna otra norma goza de esta amplia nómina de hablantes.

    Si bien es cierto que la producción literaria en esta norma es muy escasa, ha de tenerse en cuenta que su redacción es muy reciente y que esa producción necesita años para fructificar. Sin embargo, en la producción digital es mayoritaria pues cuenta con publicaciones como la Wikipedia en aragonés, el periódico Zaragoz y muchas otras publicaciones. Se trata de un aspecto esencial, pues, si la lengua aragonesa logra potenciarse y desarrollarse, lo hará sin duda, como todas las demás, a través del mundo digital.

    En este sentido, son de vital importancia para esta elección los recursos digitales desarrollados en esta norma ortográfica: correctores ortográficos y un traductor castellano-aragonés, que pueden consultarse en el vínculo wiki.softaragones.org. Como todo el mundo puede entender, estos recursos tecnológicos abren unas posibilidades enormes para el trabajo en el aula, lo que ninguna otra puede ofrecer.

    Respecto a las otras normas que se citan en la pregunta, las conocidas como «Normas gráficas» de 1987, son fruto del 1er Congreso, con mucho menor apoyo y consenso que el segundo, y se limitan a plantear el uso de las letras con criterios fonológicos, que nada tienen que ver con la tradición gráfica del aragonés histórico ni del resto de lenguas románicas. En cuanto a la de la Sociedad Lingüística Aragonesa, consiste únicamente en unas instrucciones para el uso de un alfabeto en los escritos que se presenten para ser publicados en su revista De Zarago Aragonensi y no puede ser considerada una propuesta ortográfica formal.

    Zaragoza, a 13 de junio de 2014.
La Consejera de Educación,
Universidad, Cultura y Deporte
DOLORES SERRAT MORÉ



Fuente: http://bases.cortesaragon.es

18 comentarios:

  1. Pos ixo... Igual feba falta remerar...

    ResponderEliminar
  2. Cuanta mierda estás escondiendo, Dolores. Ya verás cuando salga a la luz...

    ResponderEliminar
  3. Que periodico ye Zaragoz ? Arredol u atro?

    ResponderEliminar
  4. periodico "Zaragoz"?????

    ResponderEliminar
  5. Está biem recordar, es ciert. Aunque hay un error respecto a la Academia de l'Aragonés: existe una disposición de 2006 en la que el G A prohibió que una asociación llevase ese nombre. Se npta que Dolores Serrat no conoce el asunto en detalle. Porque el error es vistoso. Es de los que dejan a un político en un lugar feo.

    ResponderEliminar
  6. Bien, pues parece que finalmente el Gobierno de Aragón asume el proceso de Chuntos por l'Aragonés y la creación del EFA por el II Congreso. Tiene todo el sentido. Ahora a ver si crean la Academia y se va avanzando en la normativización y codificación.

    ResponderEliminar
  7. Bien claro se bei que ixa rispuesta no l'ha escrito Serrat, le'n han escrito..
    U cómo puede una consellera que niega o suyo nombre á l'aragonés en a Lai de Luengas dimpués emplegar-lo sin dandaliar??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por que a Lei de Luengas no l'ha escrito ella, li'n han escrito os socios de gubierno (ya sabetz quí la fue a presentar). Si heses charrau con ella pararías cuenta que conoixe mas que no piensas, y ye evident que sabe qué ye l'aragonés y qué o catalán, y que tot ixe empandullo d'os nombres ye ta no nombrar o catalán. Por contra, a respuesta la firma Serrat, y ye de dar que s'habrá informau como haya considerau convenient, especialment por parte d'o director cheneral de politica educativa (a qui, por cierto, os parladors d'aragonés y os de catalán li habríanos de fer un molimento, por o que ye fendo, y por o que no ye deixando que pase).

      Eliminar
    2. O sea, que se ha informado como le ha parecido conveniente: pues en esta respuesta hay un error CLAMOROSO. Ni existe la Academia de l'Aragonés NI PUDO elegirla el Congreso aquel, porque se lo prohibió nada menos que el Gobierno de Aragón. Por lo tanto, Dolores Serrat no conoce las normas del propio Gobierno en relación con este asunto. Mejor pensar que las ignora, y no que se las salta, ¿verdad?

      Eliminar
  8. Tenía que pasar, más pronto o más tarde, esto. La grafía del 87 tenía y tiene muchos aspectos positivos, respeta el principio de simplicidad, por ejemplo. Pero violenta extraordinariamente el aspecto de multitud de palabras de una lengua románica como el aragonés. El aragonés no es el euskera. No es latín, efectivamente, pero sí es una más que conforman el conjunto de las lenguas románicas. Si mucha gente no ha "estomagau" ni "estomaga" esta grafía, respetémosla. Yo aquí escribo en castellano, pero también escribo en aragonés desde hace muchos años. Y hasta a mí me resulta muy, pero que muy violento escribir muchas palabras en la grafía del 87, y eso que a esta grafía le reconozco también muchos méritos, antes he nombrado la simplicidad, pero también es una grafía muy identitaria, que para una lengua moribunda como el aragonés no es nada malo, sino bueno. La grafía del EFA en general también es buena, sus planteamientos de partida son buenos, pero complica en exceso innecesariamente algunas cosas, como incluyendo ese dígrafo "tz", que para mí no supone ningún problema porque leo algo en occitano, pero creo esa complicación se la podían haber ahorrado. Tampoco es una grafía muy identitaria que digamos, pero esto habría que tomarlo con realtividad, por cuanto el aragonés es lo que es, una lengua próxima al castellano, ni tampoco es bueno forzar sin más ni más. Para rematar, decir que el objetivo número uno de las asociaciones que trabajan por el aragonés debería ser reunirse y reflexionar sobre este tema. El aragonés se muere, y muchos ya estamos más que quemados, tan quemados que empezamos a usar mucho más en todos los ámbitos el castellano que el aragonés, con mucho dolor. pero es que el espectáculo que vemos es deplorable hasta el infinito, insoportable. A todo ello añádanse las acciones y omisiones del Gobierno del Aragón actual, al cual le importa un pimiento el patrimonio lingüístico de Aragón. El aragonés, a mi entender, está en una situación absolutamente crítica, al borde del abismo. Me gustaría ser más optimista, pero mucho más... Y lo siento, no puedo. Sólo veo podredumbre por todas partes en relación a este tema, unos egos grotescos luchando por su parcelita de poder, aquí y allá. Y así no existe ilusión alguna por seguir en esta lucha que era hermosa. Sisquiera tot vaiga/baiga millorando. Un miraglo caldrá.

    ResponderEliminar
  9. Soy el que ha escrito el anterior comentario.

    Venía a decir que la grafía del 87 violenta el aspecto de muchas palabras de una lengua románica como el aragonés. Y las violenta no por la supresión de "h", ni por la "z" para "ze" y "zi", aunque este punto último sería muchísimo más polémico. Las violenta por la supresión de la "v" y su sustitución por la "b". ¿En qué lengua se hace eso? ¿En mirandés? Yo esto último nunca he podido asumirlo. Ya sé que el sonido para "v" no existe en aragonés, pero la sustitución de "v" por "b", a pesar de ser lógica, la considero una decisión errónea, y los hechos me dan la razón, aunque muchos dirán que no. Pero lo que cal ye que as asoziazions se metan d'alcuerdo.

    ResponderEliminar
  10. Me sucede lo mismo. Quizá un paso adelante sería dejar escribir aragonés libremente, sin someterse a grafías absurdas ni pretenciosas como la de la EFA, que empeora y mucho la anterior. Por eso opino que lo mejor es dejar escribir la lengua como la hablamos. Es lamentable, pero es la única salida. Escribir en la de 1987 el grafema "t" en "os sufixos achiquidors u dispreziatibos", que ya era un artificio innecesario, ha llevado a que se les vaya la olla a los siguientes con o digrafo "tz" y otras burradas. Todo ello con la denostada intención de convertir la escritura de la lengua en una suma de artificios que se aleja de la lengua hablada. Recapacitemos todos. No podemos tragar mentiras como la que dicen de que la scripta medieval es una lengua y menos aragonesa, ni catalana, tampoco es latín, simplemente son scriptas de escribanos que trasladaban lenguas habladas en una jerga que no es escritura de ninguna lengua en particular. Tanto la grafía 87 como la de Castán son criticadas y con mucha razón. En medio estamos los hablantes, neohablantes e interesados en general que tenemos que soportar todo este camatón de normas absurdas.

    ResponderEliminar
  11. Muy de acuerdo con la intervención anterior. Si acaso, yo subrayaría algo que ahí se menciona: la complicación "en exceso" e "innecesariamente" de "algunas cosas". Yo creo que muchas. Me parece bastante más razonable, por ejemplo, mantener la grafía de todos conocida (aragonesófonos patrimoniales incluidos) que cambiarla a estas alturas de la vida por , lo cual a su vez genera que haya que recurrir a por . O que haya que escribir, porque así se hacía siglos atrás, donde se ha de pronunciar /tratar/. Eso son ganas de complicar la existencia. Es gravísimo enredar con esas cosas en el caso de una lengua cuyo aprendizaje debe facilitarse, no dificultarse.

    ResponderEliminar
  12. Soy el que escribió la antepenúltima opinión, la más extensa. Las personas que han escrito las dos últimas opiniones exponen un punto de vista con un SENTIDO COMÚN fuera de lo común, valga la redundancia. Hay que ver cómo nos hemos complicado la vida en este mundillo del aragonés con la grafía para nada... Lo mejor, y ya desde un principio hubiese sido seguir la tendencia que ya insinuaban los llamados "patrimoniales" (calificativo que odio literalmente, porque es INJUSTO, pero esto es otro debate.) Es decir, escribir con una ortografía que ya se venía empleando, casi igual a la castellana, pero con ligeros cambios de matiz, como por ejemplo introducir el dígrafo "ny" para ""ñ", supresión de la "h" etimológica (como en italiano, como en rumano, como en occitano...) y poca cosa más. Ni tonterías como "tz", ni tan siquiera "t" finales que no se pronuncian, ni el uso sistemático de "b"... Que esta grafía sería menos identitaria es verdad, pero las ventajas de haberse usado ya desde un principio hubiesen sido grandes, y ahora nos dedicaríamos a defender el aragonés, no a guerrerar con las grafías, matando la lengua de paso. Y el Gobierno de Aragón sembrando toda la cizaña del mundo a cada paso, para no dejar ni rastro, al final, ni de catalán ni de aragonés.

    ResponderEliminar
  13. Escribir "combibenzia" cuesta lo suyo, y escribir "nueitz" también" Y mientras tanto, el sentido común brillando por su ausencia. Es maravillosa la simplicidad de la grafía del 87, pero en mi opinión es una mala grafía para una lengua románica. Y la grafía del EFA complica las cosas de forma excesiva, pero los textos escritos en esta grafía aparecen vestidos muy bellamente. muy pulcramente. la grafía del 87 es muy sencilla, pero los textos escritos en ella, curiosamente, no me parecen especialmente bellos con esa vestidura. Si el escritor que escribe con la grafía del 87 no es un buen escritor, cualquier escrito vestido con esa grafía del 87 parece la cámara de los horrores. Un buen escritor puede suplir cualquier traje, porque tiene buen gusto.

    ResponderEliminar
  14. En mi comentario de 18 de julio de 2014, 19:25 h., hay algunos errores. Deberá entenderse: "...mantener la grafía -cu- de todos conocida (aragonesófonos patrimoniales incluidos) que cambiarla a estas alturas de la vida por -qu-, lo cual a su vez genera que haya que recurrir a -qüe- por -cue-. O que haya que escribir "tractar", porque así se hacía siglos atrás, donde se ha de pronunciar /tratar/". Por algún error no salieron estos casos, que proceden de la ortografía suspuestamente científica del EFA. Una ortografía que requiere, por ejemplo, escribir "accento", pero con la pronunciación de ahora. O sea, que añade ces por la cara, con el argumento de que en la Edad Media se hizo así. Cosa discutible, por cierto: la Edad Media carece de una ortografía sistemática. O bien arguyendo que en el étimo latino se escribe así. Bueno, vale, ¿y qué? Son ganas de enredar, y sobre todo ganas de oponerse a la ortografía anterior con toda claridad.

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo con mucho de lo que se está diciendo. No obstante quiero matizar que el número 15 cuando dice "O que haya que escribir "tractar", porque así se hacía siglos atrás" se está refiriendo no a la escritura medieval aragonesa, pues era una lengua romance exclusivamente hablada, sino al latín. El latín es una lengua hablada y escrita, y se lee tractatio o tractatus y se escribe tractatio o tractatus, pero no el aragonés . Si se fuerza esta grafía en EFA es porque confunden la lengua aragonesa con el latín; y a eso ha ayudado, y bastante, que se haya utilizado la escripta medieval como si fuera una lengua escrita, como si fuera aragonés medieval escrito, y no es así puesto que el aragonés medieval solamente era hablado. La escripta no es sino documentos de lenguas romances escritos por escribanos que utilizaban la única gramática conocida y existente para ellos, la latina. No había otra gramática que no fuese la del latín. La primera gramática aragonesa es la de Francho Nagore y otras, pero medievales no hay ninguna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás me expresé con poca claridad. Efectivamente, "tractar" no es grafía ni pronunciación aragonesa porque la Edad Media escribe con numerosísimas fluctuaciones, a menudo sin revelar la pronunciación y con un prurito latinista que incluye (a veces) la conservación de grupos consonánticos cultos. Así que en un aragonés que se quiera actual, ni tienen cabida "tractar" ni "accento" ni antiguallas semejantes. Eso, aparte de otras consideraciones que salieron bastante bien resumidas en El Periódico de Aragón hace unas semanas. (En la edición de papel estaba más amplio que en la electrónica.)

      Eliminar