EL ARAGONÉS Y LA ESCUELA

El pasado día 6 se publicaba en HERALDO la noticia de que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) suspendía cautelarmente el currículo de Aragonés de Primaria. No entraré a valorar la sentencia, la acato y la respeto aunque no me guste. Pero sí comentaré la información que en el artículo se daba.

En primer lugar, que los colegios no se habían acogido a la posibilidad de impartir aragonés en horario escolar por no tener que cambiar de ortografía, lo que es incierto. No se han acogido porque al ser una novedad curricular, publicada en el mes de mayo, les ha sido muy difícil cuadrar todas las materias en el horario; y más el aragonés, que, como asignatura de libre configuración autonómica, presentaba mayor complejidad. Se decía también que veintiún centros habían decidido seguir enseñando aragonés como materia extraescolar para «evitar la imposición de la nueva grafía». Ya hemos dicho que esa no era la causa, pero es que únicamente hay diez centros de Primaria que imparten aragonés. ¿Cómo es posible entonces que la hayan rechazado veintiuno? Si a esto le añadimos que solo un par de profesores usan ya la grafía del 87, se verá cuán errada es la información y cuán atrevida.

Pero aún hay más. Se dice también que el currículo de 2005 ya otorgaba rango de asignatura al aragonés y que un centro de Jaca lo impartía «en la asignatura alternativa a la Religión». Lo único cierto es que ese colegio, el Monte Oroel, lo hacía así porque el servicio provincial de Huesca se lo había autorizado hace unos años, no porque se contemplara en tal currículo como asignatura con currículo propio. Pero es que el currículo vigente no era el de 2005, sino el de 2007. 

Lo único existente para enseñar el aragonés son unas orientaciones curriculares sobre lenguas propias de la Dirección General de Política Educativa de octubre de 2007, que obviamente no tienen rango de currículo y que no le otorgan por tanto el rango de materia curricular.

Se dice también que la grafía usada tiene más de cuarenta años, pero ya hemos dicho que es ya minoritaria entre los ocho docentes de aragonés, pues muchos profesores puede decirse que usan la suya, preferentemente una adaptación de la castellana.

Pero es que hay más. En el CRA Río Aragón únicamente ha sido posible comenzar las clases de cheso y de ansotano cuando se les ha garantizado a los padres que no se enseñaría la 'fabla' y que no se usaría la grafía del 87. Por último, se destaca que la grafía del 87 es hija del I Congreso del Aragonés, lo que es cierto, pero se olvida decir que la del Estudio de Filología Aragonesa lo es del II Congreso del Aragonés, que se celebró en julio de 2006 en Zaragoza y Huesca y que cerró la etapa del primero. O sea, que no es hija de la iluminación repentina de cuatro amiguetes, sino de quienes fuimos elegidos en ese II Congreso para hacerlo. No voy a recordar la historia de Chuntos por l'Aragonés, el II Congreso, las actas publicadas de dicho Congreso y el proceso de elaboración de nuestra Propuesta Ortográfica, pero todo eso es así y es fácilmente comprobable.

Finalmente, comentaré la cita de un informante del artículo que manifiesta que el cambio de grafía «podría acarrear el desánimo de los alumnos y un defectuoso aprendizaje del aragonés». Lo que produce sin duda un defectuoso aprendizaje es usar una grafía que no tiene en cuenta el origen de la lengua, el latín, lo que la aparta de la tradición de las lenguas romances; y que lo aparta también de la tradición escrita del aragonés medieval, que fue lengua culta de la Corona de Aragón. En nuestra opinión, es deformante que los alumnos deban escribir 'bitamina', Istoria', 'bino', 'ipotesis', `güebos' (sic), `zercustanzias', 'alministratibos', `estrumentos', 'entrepolazión', `oserbanza', 'premitir', `monezipar, `inorar' y otros disparates sin cuento. Se trata de una ortografía que sigue en gran parte el modelo de la castellana, pero que renuncia al uso de la grafía uve, de la ce como sonido interdental y al de la hache.

Pero si deformante nos parece esa norma ortográfica, más nos lo parece el modelo de lengua desarrollado, o sea, la 'fabla'. Ese término, que significa 'habla', se tomó del modo de denominar los chesos a su dialecto, el cheso, como 'fabla chesa' y de ahí 'fabla aragonesa', que por elipsis ha dado 'fabla'. En ese modelo, aparte de mezclar elementos de las diversas variedades a conveniencia en un revoltijo, han elaborado adaptaciones de voces castellanas deformándolas para establecer una diferencia con ellas y ganar en identidad. En ese despropósito, han vocalizado los grupos cultos, que han adaptado las lenguas romances conservándolos, y así 'aspecto' se convierte en 'aspeuto', 'defecto' en `defeuto', 'prospecto' en 'prospeuto', 'inepto' en 'ineuto', 'perspectiva' en 'prespeutiba' y `Neptuno' en 'Neutuno', etc. Y voces como 'nesezario' o 'pograma', en vez de 'necesario' y 'programa', completan un modelo estrambótico de lengua que han rechazado y rechazan los hablantes nativos (entre los de la 'fabla' no hay ninguno) por resultar extraño a cualquier variedad. En fin, que parecen sacadas de un repertorio de Paco Martínez Soria para provocar la carcajada.

Por último, a quienes se presentan como paladines de la defensa del aragonés y han propiciado este recurso, les recordaré que de los ocho profesores que hoy imparten aragonés, siete los han puesto gobiernos del PP-PAR, aunque otros quieran llevarse las medallas. Y a este Gobierno, mi agradecimiento por su valentía y sensibilidad por intentar llevar a la escuela en condiciones de igualdad y de dignidad nuestra lengua. No reblaremos.

Por Manuel Castán Espot, presidente del Estudio de Filología Aragonesa

Fuente: Heraldo de Aragón (edición papel)

10 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se pueden hacer comentarios en los que se acuse a una persona de pertenecer a uno u otro partido político, emplearlo para lucro personal, de sus "amigos" y, además, hacerlo de forma anónima.

      Eliminar
  2. Agradezco el poder matizar una afirmación del artículo que por importante debe ser aclarada. Cuando Manuel Castán habla de "la tradición escrita del aragonés medieval, que fue lengua culta de la Corona de Aragón". Sin duda se refiere a la escripta medieval que es la base de la grafía EFA resultante del II Congreso. Desearía señalar que la escripta medieval no tiene nada que ver con la tradición del aragonés, puesto que siempre ha sido hablada.
    Por tanto, dicha grafía no se corresponde con la lengua aragonesa en la epoca medieval ni tampoco ahora, siempre ha sido una lengua hablada no escrita. Debería escribirse bien, sin añadidos innecesarios provenientes del catalán normalizado como han hecho las dos grafías propuestas hasta la fecha. Los mayestros seguro que escriben el aragonés mucho mejor y sin tanta broza innecesaria que la separa de la lengua hablada. Fuent por ejemplo es parecido a font y no se corresponde con fuen en el aragonés hablado. La "t" final sobra aunque conste en los documentos históricos del Medievo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La scripta medieval no es la base de la grafia EFA, ni de la grafía ETA(Consello) la más parecida es la de la SLA.

      Eliminar
    2. ¿Grafía ETA? ¿? ¿Yes bueno d'o tozuelo tú, mesache?

      Eliminar
  3. De acuerdo con el anterior. La Edad Media no presenta, para empezar, grafías consistentes, sino variables. En unos textos que no sabemos en qué medida revelan la pronunciación (de hecho, si algo sabemos es que muy a menudo, por exigencias de lo escrito, tienen más bien poco que ver con lo hablado). Era así. El aragonés de hoy es, a menudo, más antifuo en sus soluciones fonéticas de lo que podría deducirse de las grafías medievales, así que ¡fijaos si nos podemos fiar! Pero aparte, recurrir HOY a grafías medievales... ¿para qué? Una lengua que está agonizando no puede permitirse poner piedras en el camino a quienes quieran que sus hijos la aprendan en la escuela. Pensemos en los padres: me ofrecen que, a la hora X, mi crío elija entre reforzar lengua, francés o aragonés. Bueno, cojamos aragonés. Me encuentro entonces con que, para empezar, la ortografía es muy difícil, y la asignatura de aragonés, evaluable. Al año siguiente me lo pienso poco: lo paso a frncés, que por lo menos lo hablan muchos millones de personas allende el Pirineo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La grafía es tan dificil que después de 5 horas a las semana de lengua castellana y 50 de television en castellano a la semana le dicen que la b de burro es la única que se usa en aragonés... y no te digo si estudia francés... que luego le hagan escribir en aragonés como si fuera un analfabeto.

      Eliminar
    2. Da ya mucha pereza explicar esto, porque no hay peor sordo que el que no quiere oír. Pero vamos allá: para una lengua mo ri bun da y de utilidad inmediata discutible (desde el punto de vista de los padres, naturalmente) es una pérdida de energía, de tiempo, de fuerza, complicarse la existencia con una ortografía no sólo difícil, sino precisamente difícil por cuanto es distinta, MUY distinta que la de la lengua que ha influido y colonizado todo, el castellano. Para andar con complicaciones inútiles, yo no matriculo a mi hijo en aragonés. Eso lo tengo claro. Bien podría partirse de la base de la ortografía del castellano, con unas pocas adaptaciones imprescindibles. Pero no: alguien tenía que sentar sus reales condecorándose con una ortografía nueva, bien complicada, semejante a la del catalán (que esa es otra) y, encima, bastante equivocada.

      Eliminar
  4. Otro sí digo que, agún y tot i siga d'alcuerdo con a mayor parti d'as afirmacions de o zaguer anonimo de 24 de otubre, he que dizir que tamién ne poderbanos partir de a grafía aragonesa de 1987 con os cambeos amenistables pa fer-la más parellana d'o castellano (almitir h, c y z, b y v); pero conservando o caráuter propio.
    De todas trazas pienso que a de 1987 ye más aragonesa que no pas a propuesta de EFA que ye masiau catalanista. En zonas güegans con Cataluña se i veye normal y mesmo Castán dize claramén que si aceutamos a suya grafía dentraremos en o club selecto d'as luengas romances (leya-se en o club d'o catalán), pero l'aragonés ye una luenga diferén y pro que, sin premiso de Castán, una luenga romance de pleno dreito istorico y racional.

    ResponderEliminar