EL PROGRAMA '¡BIEN DICHO!' DE ARAGÓN TV CUMPLE 100 EMISIONES

El programa buscador de palabras de Aragón TV '¡Bien dicho!' celebra este jueves, 23 de enero, su emisión número 100 con una edición especial en la que se incorpora como presentadora Laura López, ante la próxima maternidad de María de Miguel. 

'!Bien dicho!', estrenado hace 2 años, y que se emite los jueves a las 21.30, se ha consolidado como uno de los preferidos de los espectadores con una audiencia que no ha dejado de crecer y que en estos momentos se sitúa en torno al 16%. 

La directora del programa Maria de Miguel se muestra agradecida por la buena acogida del programa. "Sobre el papel, un programa de palabras suena poco divertido, pero en estos 100 programas hemos descubierto que la comunicación es algo que le interesa a mucha gente, que nos define y que está en la esencia de nuestro carácter". 

Otro de los pilares ¡Bien dicho!, Federico Contín, don Federico, señala que la clave del éxito es "la cercanía con la que se trata a los protagonistas del programa, que son los aragoneses y también abordar el lenguaje como algo propio de cada uno y a la vez de todos, sin reduccionismos, ni querer encasillar o poner nombre a las cosas, y sobretodo, con mucho respeto". 

En un programa de estas características resulta fundamental la aportación de los centenares de aragoneses que han ido pasando por el programa, ha subrayado la CARTV en un comunicado. 

"Todos nuestros protagonistas son gente extraordinaria con una sabiduría natural de la que tenemos muchísimo que aprender", apunta Maria de Miguel. 

Para Federico Contín cada semana me sorprende conocer a personas que sin saber leer ni escribir por la época en que nacieron, son auténticos tesoros lingüísticos que llegan a protagonizar estudios de universidades españolas y extranjeras, y lo llevan con una gran humildad". "Poder acercar y descubrir a estas personas al público general --añade-- es un privilegio que pone en valor el trabajo que debe realizar una cadena autonómica". 

'Esboldregar', 'esturrufar', 'camandulero'...

Cien programas dan para conocer muchas expresiones y palabras, subraya María, y de todas ellas se queda "con la infinidad de vocablos que tenemos para llamar al botijo: cerril, buyol, sillón, o a la azada, ajada, jadico, zaducho, legona. Me gusta el verbo 'esboldregar' que parece una ciudad de elfos y en realidad significa derribar una pared. Esturrufar es otro bonito verbo con muchas posibilidades y camandulero como adjetivo para definir al clásico alparcero". 

A Federico le encanta la expresión 'rasmia', "porque es una palabra muy aragonesa que define nuestro carácter, difícilmente puede ser aplicada a algún 'forazo'. También reconoce que utiliza mucho la palabra 'rusiente' cuando cocina porque "es mucho más específica y exacta que su significado en castellano, que sería estar al rojo vivo". 

El programa muestra cada semana palabras que los integrantes del equipo ya han ido incorporando a su vocabulario habitual. Hay expresiones aragonesas "imprescindibles", según explica María, como acudir 'de propio', 'al punto de la mañana' o 'esbafar' una bebida gaseosa y "he incorporado otras, sobre todo insultos tan divertidos como 'morrofiemo', 'carnuz' o 'zanguango' además de 'esforigar' que es la acción de hurgar los cerdos con el morro en la tierra pero se puede aplicar a la vida a diario". 

Al mismo tiempo, cada capítulo lleva incorporado un trabajo lingüístico serio. Cada palabra que sale en el programa es analizada por un equipo del Estudio de Filología Aragonesa, con nuestro lingüista de cabecera, Manuel Castán al frente. "Su criterio resulta fundamental -apunta Federico Contín- porque la lengua es algo vivo y en continuo cambio, y muchas veces pueden surgir dudas dependiendo del lugar o la pronunciación". 

Aunque ella es la cara más visible, María subraya que "este es un programa de equipo, un engranaje perfecto que no va a renunciar a su espíritu". 

Este jueves asistiremos a la llegada de Laura López, hasta ahora reportera de 'Aragón en abierto' y que se encargará de acompañar a Federico en la búsqueda de palabras. 

"Comienzo con mucha ilusión -apunta Laura-, con ganas de recorrer todo Aragón porque aunque suene raro, parece que mi abuelo ha estado entrenándome desde pequeña para conocer el aragonés de mi zona, el Somontano, y aprender más y enseñarlo a la vez me parece muy bonito". 

El principal consejo que María le ha dado es que "me deje llevar por los más sabios, que en las entrevistas les deje hacer para que la espontaneidad de la gente sea nuestra maestra y que disfrute con una de las cosas que creo que ambas tenemos en común: a las dos nos hace feliz charrar con la gente". 

El programa número 100 de '¡Bien dicho!' viajará hasta Azanuy que es el pueblo que, por orden alfabético, hace el número cien y conversará con José Litago, un vecino de Zaragoza que ya ha celebrado su centenario. Junto a él recordarán capítulos fundamentales de la historia y buscarán el secreto que le mantiene como un 'mesache' a los 102 años. 

El programa entrará en una bodega centenaria en Godojos para aprender lo que es la 'pisadera' y el 'ranzuelo' y se interesará por las expresiones aragonesas más usadas por algunos de los presentadores más conocidos de Aragón TV.

Fuente: www.heraldo.es

1 comentario:

  1. El programa del garrulismo, y que de criterio científico precisamente no puede presumir. Mezclan vulgarismos castellanos, con palabras aragonesas y catalanas sin hacer distinciones ni indicarlo de manera clara, no vaya a ser que desde Gran Vía se cancele el contrato a la productora. La labor del EFA se reduce a salir en la tele para hacer curriculum y autopromoción. Una vez más, la presencia de las lenguas minoritarias de Aragón sigue siendo una asignatura pendiente de la televisión autonómica.

    ResponderEliminar